Y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata. Mateo 26:15

Aunque parezca cantaleta no lo es, no hay conducta humana que escape al escudriño de las Sagradas Escrituras y la historia de Judas Iscariote, nos puede servir para comprender como el mal puede anidar en la mente del ser humano, sobre todo cuando nos apartamos de los mandatos del Todopoderoso.

Algunas personas que trabajan en las áreas de la investigación médica y psiquiátrica han dicho que la mente humana nos permite sanarnos a nosotros mismos. Un buen ejemplo de esta clase de pensamiento es el Dr. Bruce Lipton, biólogo de células madre y autor de varios libros científicos. En un reciente video publicado en su sitio web, dice: “Cuando cambiamos nuestros pensamientos, comportamientos y creencias, podemos cambiar nuestra biología. Somos amos de nuestras vidas, no víctimas de nuestros genes”.

Ver más