Acostarse y quitarse la ropa,
no para dormir y cerrar los ojos,
sino dejar atrás el ajetreo del día
y olvidar las deudas.
Recostarse en la cama,
es arrancarse de la piel
las decepciones,
desterrarse de este mundo
y sus preocupaciones,
sentir que sigo vivo,
esperando a que se apague
el farol de la esquina .

DE MAQUILLAJE

 A fuego lento

consumo esta memoria,

rígida, blanda, temerosa y cabizbaja.

En llamas queda mi pena,

la soledad se amarga

con el sopor de esta podredumbre

y las cenizas se esparcen

en la impaciencia temeraria

de la madrugada insomne.

Leer más...

 

Morir en paz,

es lo  que quiero,

que se calle mi voz

y se cierren mis ojos.

Leer más...

 

En la noche

los grillos grillan

con ansia nocturna

en busca de una amante

y los murciélagos silentes

reposan sobre capulines.

Leer más...

 

Cada día

adormecemos un sueño,

regalamos un recuerdo

y callamos un secreto.


Cada día

aprendemos un juego.

Soportamos hipocresías

de sonrisas fingidas.

Acostumbramos a la esperanza

al insomnio eterno de las noches…

Valoramos un poco

y extinguimos un suspiro,

renaciendo cada día.

 

Sobre el Autor:

Luis Gustavo Mendoza Villarreal.
Facebook: Luis G. Mendoza Twitter: @luisgmendoza72

 





Cuando arrecie el frío

ven a socorrer este cuerpo inerte.

Leer más...

 

Es de tarde

y la lluvia cae en este mes

de agosto

No hago nada

y no tengo ganas de nada

sólo de ver los barcos de papel

que se van lentamente por la calle...

Leer más...
Ver más