MALECÓN

Los crepúsculos

se ahorcan

en los puertos

Y las mujeres

de nuestros adioses

se deshilan

en todas las sirenas

Germán List Arzubide

I

Cae el mar de oro

       sobre el lomo

        del malecón

La gaviotas

telegrafían

los aires

adormecidos

de los cielos

     vespertinos

II

Los peces de hierro 

       se encadenan

        al oleaje de la tarde

        que clama su rumor

        arcaico

        abandonado

       a las anclas

                 retrógradas

                 del viaje.

III

El faro abraza

    al horizonte

    con sus alas

 Cuchillos metálicos

                  desangran la mirada

                  de presencias náufragas

                                             lejanas

 IV

 La callada tribulación

     refleja el ocaso

                tembloroso

                sobre las nubes

                de sirenas calladas

V

El cañón del adiós

    me despide

           del Puerto

El reloj inmemorial

     establece su dominio

en la seducción

atrapada

              del CREPÚSCULO

Millones de luciérnagas

               iluminan

               el techo yerto

del OLVIDO