Que el relanzamiento del PRI no es para ganar la presidencia, sino para no ser arrasados

Que el relanzamiento del PRI no es para ganar la presidencia, sino para no ser arrasados

Ni hablar, primero los despreció al decirse ciudadano y no asumirse como priista, ahora el señor Meade recurre a los que al inició repudió para pedirles que lo rescaten…sin  embargo, puede que la aristocracia tricolor le cobre factura y sólo se preocupen por ver lo que harán con el ex partidazo a partir del dos de julio…nomás chequen lo que nos cuenta el Templo Mayor de Reforma: “CUENTAN que el domingo, un grupo de prominentes priistas pasó de la euforia a la difícil realidad del futuro de su partido. DESPUÉS del acto de relanzamiento -uno más- de su campaña presidencial, en la sede nacional se quedaron a comer alrededor de 40 notables tricolores. Ahí, Emilio Gamboa dominó el inicio de la plática y se mostró optimista porque volvieran a uniformarse de rojo y que, ahora sí, su candidato despegaría. SIN EMBARGO, conforme avanzaron los platillos, otras voces más realistas se impusieron en la conversación. Y al final llegaron a la conclusión de que debían de tratar de salvar lo que se pudiera. ES DECIR trabajar para que, al menos, el PRI refleje en las urnas su propio peso electoral que, calculan, debe andar entre los 20 y los 21 puntos... cuando mucho”