Segundo debate no mueve las tendencias electorales

Segundo debate no mueve las tendencias electorales


Si alguien piensa votar por AMLO, no lo dejará de hacer porque uno de sus hijos estudió en España…si alguien piensa votar por Anaya, no lo dejará de hacer por el chiste de la cartera que le hizo el peje…si alguien piensa votar por Meade, no lo dejará de hacer a pesar de que el señor nomás no conecta…o sea, que el debate no fue lo que el ciudadano esperaba, pasó con más pena que gloria…al respecto, chequen el comentario que nos hace el Templo Mayor de Reforma: “YA RECUPERADOS de la boda real, del debate y del posdebate, todo indica que en la elección presidencial las cosas siguen exactamente igual... y no se moverán por el momento. A DECIR de los expertos, la aguja electoral -que a veces parece ouija- no se moverá mucho después de lo que sucedió en Tijuana, por una razón muy sencilla: ninguno de los candidatos pudo noquear a su adversario. Ninguno. ¿POR QUÉ nadie cayó a la lona? Pues porque los dardos que se arrojaron los participantes resultaron o muy conocidos o poco picantes para la opinión pública. No hubo la revelación a la quijada, el upper descalificador ni el gancho al hígado del escándalo. HABRÁ quienes digan que, tal vez, los candidatos presidenciales están guardando sus misiles para más adelante. Pero todo hace pensar que, más bien, no existe ningún elemento sorpresa que pueda cambiar el rumbo de la elección”