Cataluña se paraliza

Cataluña se paraliza

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de octubre (AlMomentoMX).-  Cataluña amaneció prácticamente paralizada: Estaciones de metro y comercios no están dando servicio, las carreteras se cerraron, el FC Barcelona no tendrá entrenamientos y ninguna escuela pública abrió sus puertas.

Los sindicatos de la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) convocaron a paralizar la región española de 7.5 millones de habitantes. Estudiantes, trabajadores o simples ciudadanos indignados abandonaron sus labores para manifestarse contra la opresión del gobierno.

Al grito de “¡Fuera las fuerzas de ocupación!” y “Las calles serán siempre nuestras!”, los catalanes expresaron su indignación y su profundo malestar con el operativo policial del pasado domingo, con el que el gobierno español intentó evitar que se celebrara el referendo de independencia que finalmente se llevó a cabo y que cosechó una aplastante victoria de los partidos soberanistas.

Los manifestantes de repente usan el silencio sepulcral y alzan las manos abiertas sobre sus cabezas en señal de rendición. A su paso, los automovilistas hacen sonar las bocinas, sacando puños en alto por las ventanillas de sus vehículos.

La convocatoria de la huelga fue de la plataforma cívica Taula de la Democracia, que agrupa a partidos políticos, sindicatos, asociaciones y agrupaciones profesionales que se sumaron sin dudarlo a un paro de labores que colapsó las principales ciudades de la región.

En Barcelona prácticamente ningún pequeño y mediano comercio abrió sus puertas, los servicios de transporte público funcionaron al mínimo rendimiento, la mayoría de los grandes comercios no abrieron sus puertas y los que lo hicieron fueron objeto de denuncias por parte de los huelguistas.

Además, miles de personas salieron en las principales ciudades para expresar su rechazo frontal a la presencia de los policías españoles en Cataluña. En Barcelona la principal concentración se registró en la Plaza de Cataluña, pero sobre todo en la Jefatura Superior de Policía de España, que desde ayer por la tarde está siendo asediada por miles de jóvenes que exigen su salida inmediata de la ciudad por la represión.

Unos 200 guardias civiles enviados en refuerzo a Cataluña tuvieron que abandonar el hotel donde se alojaban tras un tensa concentración nocturna frente al establecimiento, donde manifestantes les lanzaron insultos y botellas.

“Nada de esto hubiera sucedido si el gobierno (catalán) no se hubiera declarado en rebeldía contra la ley”, aseveró a la prensa el delegado del gobierno español en Cataluña, Enric Millo.

También hubo grandes protestas en Girona, Lleida, Tarragona y otras localidades pequeñas, que enarbolaron la bandera de la independencia y gritaron de nuevo alto y fuerte: “Vergüenza”, que ha sido uno de los lemas que se han entonado en los últimos días en alusión a la brutal represión que dio la vuelta al mundo y que todavía sigue provocando un enorme malestar en la ciudadanía de Cataluña.

Más de 890 civiles fueron tratados por lesiones, la mayoría de ellas leves, tras enfrentamientos con las autoridades, según responsables sanitarios de Cataluña. Los agentes emplearon bastones, y algunos dispararon pelotas de goma, para tratar de desalojar a quienes querían votar en la consulta.

La actuación de las fuerzas de orden generó críticas en todo el mundo, aunque la Unión Europea y la mayoría de los gobiernos respaldaron la posición de España en la crisis política más grave de las últimas décadas en el país.

AM.MX/dsc