Las redes sociales y los #sismos 7-S y 19-S

Miguel Tover (AP)
Las redes sociales y los #sismos 7-S y 19-S

Sin lugar a dudas los medios sociales demostraron ser un útil mecanismo de comunicación durante los sismos 7-S y 19-S que se registraron en México.

No es necesario hacer mediciones, para saber que las emociones tienen un gran peso en este mundo dominado por la tecnología; publicaciones de miedo, tristeza, sorpresa, enojo, alegría y amor, inundaron nuestras redes sociales.

Durante el temblor de 8.2 grados que se registró la noche del 7 de septiembre, con epicentro frente a las costas de Chiapas y Oaxaca, las primeras imágenes que empezaron a circular en las redes fueron los daños en casas y edificios en Matías Romero, Oax., y un video de una joven pidiendo apoyo para personas atrapadas por derrumbes, que alertó a la sociedad y gobierno.

Pero sin lugar a dudas, la imagen que conmovió a miles de personas y se viralizó en todo el mundo, fue la de Ángel Sánchez, izando la bandera de México en los escombros del palacio municipal de Juchitán, quién en entrevista para medios de comunicación, dijo que su intención al rescatar la bandera, era enviar un mensaje a los mexicanos de que no se dejaran derrotar.

Foto: Redes Sociales

En el sismo 19-S de magnitud de 7.1 con epicentro en Puebla, se registró la mayor actividad en los medios sociales. Minutos después de que ocurrió el temblor, miles de usuarios empezaron a distribuir información sobre las afectaciones, utilizando hashtags: #FuerzaMéxico #SismoMX, #PrayForMéxico, #MexicoEstáDePie #Sismo #CDMX #MexicanosFuertes #AyudaCDMX.

Jóvenes crearon plataformas digitales como #Verificado19S para combatir la desinformación, organizando y verificando todas las peticiones y solicitudes de auxilio ciudadano. Según estudio de Alonso Cedeño, columnista y socio de Estrategia en Línea, el día de mayor actividad fue el miércoles 20 de septiembre, y los mensajes que se emitieron, no provenientes de medios de comunicación, se clasificaron en: solicitudes y ofrecimientos de ayuda en un 68%, fotografías, videos e historias con un 23 %,  el porcentaje restante se repartió en quejas, advertencias y para generar desinformación. También es notoria la estadística de que el 43% de los mensajes fueron generados por los famosos millennials.

La plataforma más utilizada en proporción a su número de usuarios fue Twitter, por ser el canal de comunicación en tiempo real más importante que existe en la actualidad; se registraron miles de solicitudes de apoyo para conseguir voluntarios, equipos de rescate, medicinas y la búsqueda de niños desaparecidos en la escuela Enrique C. Rébsamen. Facebook y WhatsApp, ante las dificultades en la telefonía fija y móvil, se convirtieron en una herramienta fundamental para obtener razón de nuestros amigos y familiares en las zonas de desastre.

Todos conocimos a la perrita labrador Frida y a sus congéneres Evil, Eco, Titán, Nala, Newton y decenas de canes que se convirtieron en nuestros “héroes peludos de cuatro patas”. Se hicieron virales fotos y videos de personas solidarizándose a pesar de que ellos mismos no contaban (y no cuentan) con lo necesario, le dimos like a los grupos de rescatistas, ubicamos centros de acopio y más de uno se anotó de voluntario, compartimos información de personas extraviadas, nos enfurecimos con las despensas presuntamente escondidas por el gobernador Graco Ramírez en Morelos y uno que otro político que aprovechó la foto para promocionarse.

No podemos omitir decir que las redes sociales también se utilizaron de forma negativa, por ignorancia o por mala fe, para esparcir mentiras, rumores y confusión. Abundaron las cadenas por WhatsApp diciendo que se avecinaba un nuevo sismo, que el temblor fue causado por Corea del Norte y cientos de noticias falsas. Es aquí donde entra el papel estratégico de la comunicación de las autoridades; desmentir y dar información fidedigna.

Por supuesto, este hecho es común para cualquier herramienta humana, el caso más simbólico fue el de la niña #FridaSofía, que resultó falso y que un medio televisivo, principalmente, se encargó de difundir sin confirmar su veracidad.

Sin embargo, pese a todo lo anterior, el balance ha sido enormemente positivo para las redes sociales. El aprendizaje es lento, hablamos de un proceso dialéctico en el cual las viejas formas se resisten al  cambio, es ingenuo suponer que lo ocurrido es la versión acabada, todavía correrá mucha agua debajo del puente.

TipSocial: En Twitter crearon el emoji de la perrita #Frida para que aparezca debes usar uno de los hashtags: #FuerzaMéxico #TodosSomosFrida   #60DíasConMéxico   #MéxicoNoPara

Los invito a hacerme llegar sus comentarios, opiniones o ideas y nos leemos en la siguiente entrega, un abrazo.

En la Foto de Introducción: Héctor Rodarte de Jojutla (Morelos),  a pesar de que no tiene una pierna, ayuda a remover los escombros en la casa de uno de sus vecinos. Miguel Tover (AP)

Twitter: @ClauCruzg
Facebook: Claudia Cruz García