El castigo para acaparadores de ayudas

El castigo para acaparadores de ayudas

¿Cuál es el castigo que merecen los funcionarios públicos, que aprovechando la situación de desgracias que se viven por el terremoto, toman los recursos que la propia sociedad civil está aportando para los damnificados y según denuncias en las redes sociales, los están llevando a bodegas para empacarlos con leyendas “institucionales”?

En los noticieros de televisión vemos como la sociedad nacional se ha volcado en aportar la ayuda necesaria para mitigar un poco la tragedia, se habla de que miles y miles de toneladas de despensas, alimentos, ropa y hasta equipos son recibidos en los centros de acopio instalados en diferentes estados del país.

Incluso vemos las fotos de funcionarios públicos que están dando el banderazo de salida de los camiones cargados con esas toneladas de despensas.

Pero desafortunadamente no vemos con la misma intensidad, en donde se están entregando esas ayudas que tanta falta hacen para quienes en estos momentos lo han perdido todo.

Por el contrario, vimos en redes sociales mensajes, en donde denunciaban que en el Estado de Morelos, en las casetas de cobro, policías estaban esperando los camiones con ayuda, para llevarlos a guardar en bodegas del DIF estatal.

Y no se vale, que el gobernador Greco Ramírez haya salido a desmentirlo, porque ante la gravedad del caso, las autoridades de la Secretaría de Gobernación federal y de la FEPADE la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, debió de acudir de inmediato a constatar esos reprobables hechos.

Porque para nadie es un secreto que muchos politiquillos, aprovechan la desgracia ajena para llevar agua a su molino, guardando las ayudas que llegan, para repartirlas el año entrante en que habrá elecciones y servirán para pararse el cuello con sombrero ajeno.

Por eso es muy importante la pregunta que formulamos al inicio de esta Bitácora Política, sobre cuál es el castigo que merecen -en caso de comprobarse- los funcionarios federales, estatales o municipales que pudieran estar acaparando las ayudas para los damnificados.

Pancho López el filósofo de mi pueblo considera que no es suficiente que la FEPADE, la misma que presume que va a meter a la cárcel a los funcionarios que cometan delitos electorales, inicie una investigación -abra una carpeta- sino que se tendría que legislar específicamente al respecto, para sancionar con todo el rigor de la ley a los políticos que lucren con los recursos públicos y privados que son desviados de la ayuda a los damnificados.

Y es por eso, porque desgraciadamente se desvían recursos millonarios y no pasa nada, que los partidos políticos se oponen a la los recursos -minimos- que van a entregar de sus prerrogativas sean entregados a través del FONDEN el famoso Fondo Nacional para Desastres Naturales, que al final de cuentas se reparte entre dependencias estatales y federales, pero la ayuda ya no llega a los beneficiarios.

Nada más hay que recordar los huracanes en el estado de Guerrero y Veracruz con el Karl en donde se autorizaron millones de pesos, que nunca beneficiaron a los afectados, sino que se fueron para empresas fantasmas.

Ahora ante la presión ciudadana, los partidos políticos han tenido que salir a decir que donarán parte de sus prerrogativas -no las que recibirán el año entrante que tendrán una cifra histórica de 6 mil 778 millones de pesos, que les aprobó el Instituto Nacional Electoral (INE).

A ese monto hay que sumar el presupuesto que recibirán en cada uno de los estados del país, por lo que realmente tendrán para gastar 11 mil 904 millones de pesos.

El INE aprobó hace unos días, el presupuesto que repartirá entre los partidos políticos para la elección federal de 2018; un total de 4.2 mil millones de pesos para gasto ordinario y 2.1 mil millones para gasto de campaña.

Pero mucho ojo, porque lo que los partidos están manejando es que van a aportar lo que les resta de prerrogativas este año, que las elecciones ya pasaron y faltan unos cuantos meses para terminar, pero la bolsa de miles de millones de pesos es la que esperan recibir el año entrante, que al final de cuentas, no es de los partidos políticos, sino de todos los ciudadanos mexicanos y que la partidocracia se auto autoriza.

Así las cosas, el PRI saldrá este día a anunciar que “renuncia” a 258 millones de pesos, el 100% de su financiamiento correspondiente al año 2017, pero no al botín multimillonario que le entregarán para el siguiente año 2018 en que habrá elecciones.

Por su parte el Consejo Nacional de Morena aprobó donar sus recursos para campaña de 2018 a los damnificados de los sismos, pero a través de un fideicomiso que manejarán ellos mismos y cuyos recursos se entregarán en propia mano a los afectados.

El fondo -que será creado en una institución bancaria- será administrado por escritores, periodistas y activistas cercanos al líder del partido, pues Andrés Manuel López Obrador sostuvo no confiar en la Secretaria de Hacienda para hacer dicho trabajo.

"Sometemos a la aprobación de este Consejo destinar no el 20, como originalmente lo propusimos, sino 50 por ciento del posible gasto de campaña para 2018. Nos comprometemos a recaudar y a donar alrededor de 103 millones de pesos", dijo el tabasqueño.

De acuerdo con la asignación que hizo el INE, a Morena le corresponderán el próximo año 207 millones de pesos para gastos de campaña.

Pero como bien dice Pancho López, los gastos de campaña que están dispuestos a compartir los partidos políticos son una parte mínima del presupuesto que repartirá entre los partidos políticos para la elección federal de 2018; un total de 4.2 mil millones de pesos para gasto ordinario y 2.1 mil millones para gasto de campaña.
 
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.
En Twitter: @bitacoraveracru
Blog: http://bitacorapolitica.com
Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es