Las calumnias de Ramón Poo

Las calumnias de Ramón Poo

 

Formato7

El estado de Veracruz vive la peor crisis de inseguridad. Al parecer se ha desatado la ira delincuencial derivado de los cambios tan sorpresivos que se han generado en la Secretaría de Seguridad Pública. La situación se ha descontrolado alarmantemente pero al parecer, esto no le ocupa ni le preocupa al alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil, quien con la ligereza que lo caracteriza, arroja acusaciones realmente dolosas, cobardes y sin sustento en contra de los trabajadores del extinto Sistema Agua y Saneamiento (SAS).

La líder sindical de dicho gremio, Angélica Navarrete Mendoza, hizo un alertamiento ante los medios de comunicación sobre que el presidente municipal del puerto de Veracruz, le aseguró al diputado federal de Morena, Jesús Serrano Luna –que se reunió con él para interceder con la finalidad de que hiciera conciencia por la situación de los trabajadores- que no contrataba a los obreros sindicalizados de Mariano Azueta porque estaban coludidos con la delincuencia organizada.

Cobarde y ruin. El alcalde de Veracruz sin el menor sustento de lo dicho, se atreve a hacer este tipo de declaraciones absurdas y tontas, poniendo en riesgo tanto a los trabajadores del SAS como a sus familias. Declaraciones que no abonan en lo absoluto y pero eso sí, los ponen en la absoluta mira de los grupos delincuenciales.

¿Le gustaría que alguien dijera que él está coludido con los grupos delincuenciales y estos le pagan una cuota cuantiosa por dejarlos operar en el municipio? ¿Verdad que sería imperdonable? Sobre todo pondría en riesgo su honorabilidad, aunque sabemos que esta virtud la perdió desde hace mucho tiempo o tal vez, nació sin ella.

Los trabajadores del SAS se encuentran indignados ante este tipo de declaraciones. Argumentan que con estos dichos, los cuales arroja sin fundamentos, lo hace porque intenta justificar la acción penal que pretende ejecutar en contra de los trabajadores sindicalizados como de su líder -Angélica Navarrete Mendoza- con la finalidad de quitárselos de encima pues se encuentra constantemente expuesto a la opinión pública y a las críticas. Pero la ligereza del comentario del edil porteño no se justifica. Insolente como es su característica, Ramón Poo no se detiene para arrojar una calumnia sin precedente. El hecho, puede originar demandas legales en su contra por daño moral por parte de los señalados inmoralmente por el edil.

Si su cobarde y absurda acusación fuera verdad, ¿Para qué los trabajadores del SAS necesitarían de su salario con el organismo regulador del agua para subsistir? ¿Cómo para qué estarían demandando ser reinstalados?

Quién acusa, le toca probar su dicho. En este sentido, si el alcalde de Veracruz tiene pruebas de que los trabajadores del SAS están coludidos con la delincuencia organizada y le consta, entonces podemos advertir que ha sido cómplice en todos estos años de su mandato de estos. ¿Por qué no ha interpuesto la denuncia correspondiente en su contra ante las autoridades correspondientes? Si no tiene las pruebas necesarias señor alcalde sobre lo que acusa, es gravísimo que actúe tan cobarde y sin medir las consecuencias de sus difamaciones.

Los trabajadores del SAS se dicen preocupados y además indignados sobre la falta de civilidad del alcalde porteño. Argumentan que el daño moral que les está originando es imperdonable y que responderán ante la vía legal si este no se retracta públicamente. No le basta haber dejado sin sustento a los obreros sindicalizados al arrebatarles su espacio laboral, que ahora hasta los calumnia de la forma que lo hace.

Priísta tenía que ser. Al parecer a Ramón Poo le está ganando la avaricia, pues seguramente ha de tener acciones en el Grupo MAS, pues se ha convertido es el más  voraz enemigo de los trabajadores sindicalizados del SAS.

Su necedad por conducir una empresa a la que no entiende y que no tiene la capacidad ni él ni el director de dicho organismo para dirigirlo es ya un agravio para todos. Está cometiendo una insolencia  a los ciudadanos, que son quienes han tenido que sufrir las consecuencias de sus negligencias al tener que padecer la falta o baja presión de agua.

Se sabe que el Grupo MAS ha tenido que subcontratar personal para intentar solucionar la demanda de agua en las colonias, como también para arreglar los desperfectos que el personal “especializado” de la empresa en cuestión, ha provocado en las tuberías que conducen el agua potable, originando que miles de litros de agua se desperdicien por las fugas de las cuales también ha calumniado a los trabajadores del SAS, cuando son ellos quienes no saben cómo operar la planta El Tejar.

Un trabajador del SAS expuso esto en su muro de Facebook, un mensaje para señor Poo en donde señala sus inadecuadas acciones:

Denuncia

“Por mas que el Ilegal grupo MAS se pase pregonando que tiene trabajadores del SAS en sus filas, la verdad sale a relucir tarde o temprano. El Ilegal grupo MAS no tiene ni tendrá una plantilla laboral integrada por trabajadores del sindicato Teniente José Azueta del aún SAS. Éstas personas que se ven aquí son contratistas y acaban de ingresar (habrá que ver cuanto tiempo duran) ya que ellos están entrando por un par de trabajadores que ya no aguantaron la negreada que les dan, trabajando 10 horas por $7200 al mes. Al parecer estos trabajadores que recién entraron no la están viendo tan fácil y menos con el cabo que les tocó, ya que éste, nunca se bajó de la camioneta para ayudarles, por lo que dicen se cree patrón. Así las cosas con el Ilegal grupo MAS”.

En conclusión señor Ramón Poo Gil, debe de entender y sobre todo aplicar el dicho popular que dice: “Al César lo que es del César” y considerar renunciar al cargo público y regresar a administrar su empresa. La política y la gestión pública no es para enriquecerse ni para acumular dinero que es destinado a rubros etiquetados. Su paso en el poder, no ha generado ningún tipo de beneficio al municipio, pues en lo que lleva de su administración, no ha logrado concretizar ni una sola obra ni tampoco acciones en pro de los ciudadanos porteños. El municipio de Veracruz se está cayendo a pedazos.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.