“El Ecoloco” del río Atoyac

“El Ecoloco” del río Atoyac

 

Ambientalistas de Amatlán de los Reyes

La fractura del río Atoyac está siendo manipulado a la conveniencia y beneficio del principal “Ecoloco”. La protección indigna, luego de que el pronóstico de los ambientalistas ha sido contundente y claro sobre la afectación que originaría el proceder de la autoridad, de permitir que una empresa con “poder” continué utilizando explosivos en el subsuelo para la extracción de piedra para elaboración de gravilla.

 

Desde 2009, el presidente de Pueblos Unidos Pro Derechos Constitucionales A.C., José Enedino González Nava, ha notificado a la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) sobre las afectaciones que la gravera Agregados Jácome S.A. de C.V. propiedad del actual alcalde de Carrillo Puerto abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Gustavo Jácome Calderón –quien se presume ser “compadre” de Herrera Beltrán- le está generando al medio ambiente en la zona, pero principalmente, al río Atoyac por la forma de cómo sustraían los materiales del subsuelo para elaboración de materiales para la construcción.

En un oficio dirigirido a Víctor Manuel Esparza Pérez, director general de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y también a Horacio Martínez Muñoz, jefe de Proyectos de Aguas Subterráneas de la Secretaría Social y Medio Ambiente, enviado el 9 de julio del 2009, dónde les explicaba sobre las acciones que la empresa Agregados Jácome S.A. de C.V. donde les solicitaba su intervención inmediata para que realizara inspecciones y así, pudieran constatar la forma veraz como dicha empresa utiliza indebidamente y violando la ley, materiales explosivos para así extraer del subsuelo la piedra utilizada para elaboración de grava. Dicha acción –exponía en el documento signado y sellado de recibido en las dependencias- perjudicará en un futuro tanto el río Atoyac como también.

Esta acción fue señalada desde 2009 a las dependencias encargadas. Pero las protestan sociales se han realizado  desde 12 años atrás. Dicho alertamiento no fue sacado de la “manga”. A solicitud de los ambientalistas, geólogos han realizado estudios en la zona y pudieron prever que la constante dinamización del subsuelo, originaría una irreversible afectación en el río Atoyac y no tan sólo a él, sino a los afluentes que se alimentan y proveen a diversas ciudades de este vital líquido.

“El problema es muy grave. No tan sólo afecta al municipio de Atoyac por el socavón en el río con el mismo nombre, este alimenta a otros afluentes que abastecen a varias ciudades como Boca del Río, Medellín y Jamapa (…) Si la gravera sigue utilizando explosivos para la extracción de insumos para la gravilla, la fractura o socavón en río Atoyac será más grande y el agua que corre por dicho afluente se irá al subsuelo (…) Se desconoce hacia dónde se esté yendo en este momento, pero lo que sí sabemos es que de proseguir agrietándose y escapándose el agua por el subsuelo, se puede originar la sequía total de este y por ende, de todos aquellos que se alimenten de él (…) Es decir, nos quedaremos sin agua desde aquí hasta Jamapa, Medellín y los municipios boqueños y porteño (…) La gente del municipio de Veracruz y de estos municipios piensan que el problema es para quienes vivimos en los alrededores del afluente. Pues no, el daño es mucho más grave de lo que piensan y nos afectará a todos”.

Enedino González también explicó que no únicamente la gravera afecta al río Atoyac, sino también a la Reserva Ecológica Cuenca Alta, en la cual se encuentran dañando la biodiversidad, es decir a la fauna y flora. La gravera Agregados Jácome S.A. de C. V. se encuentran ubicados muy cerca del río El Encanto, afluente que es activo productor de  animales y plantas.

La Caldera, que es un recargo de mantos freáticos, es un Socavón de varias hectáreas, donde pasa un río subterráneo y la gravera está a unos cuantos metros de este importante lugar, expuso el ambientalista González Nava.

“Es un caos, una brutalidad (…) El Ejército ha ido, pero sólo a ponerse de acuerdo con ellos porque nunca hacen nada (…) Estos se han aparecido según a checar las cargas de explosivos profundas que utiliza la gravera, pero nunca, nunca hacen algo (…) Es decir, el Ejército se aparece porque al haber detonaciones por parte de la gravera la debe de inspeccionar (…) Se supone que sólo las dependencias militarizadas como el Ejército y las Fuerzas Armadas pueden manejar ese tipo de explosivos y luego entonces, el este debe de controlar este uso de materiales explosivos en empresas o personas que no estén autorizados para hacerlo” acusó el ambientalista.

Han sido 12 años que los grupos ambientalistas han denunciado a la extractora de piedra de cantera, de mármoles, grava propiedad del alcalde priísta de Carrillo Puerto. Culpables directos de la falla luego de que han realizado constantes explosiones profundas que han realizado la que originó que las placas del subsuelo se colapsaran. Dicha empresa del edil priísta se encuentra ubicada en Amatlán de los Reyes, exactamente a dos kilómetros del río Atoyac. “Está sobre el nacimiento de El Encanto y a escasos dos kilómetros de este importante afluente”.

José Enedino González alertó que hace un mes y medio ya había ocurrido ésta falla. Aproximadamente un metro y medio de metros cúbicos se perdieron a causa de una fractura que se presentó. El río logró subsanar la afectación y volvió a su cauce normal. Ahora el daño es irreversible, los pobladores de la comunidad del Rancho San Fermín –donde se originó el hundimiento- contaron que el domingo 28 de febrero del 2016 escucharon un estruendo muy fuerte, acto que originó que la tierra retumbara.

“Ellos –la gravera- realizan un método poco conveniente para la naturaleza (…) Constantemente y sin ningún tipo de vigilancia introducen explosivos en el subsuelo y los detonan (…) Dicha acción provoca que las capas se cimbren y las placas estén constantemente movimiento (…) Todo esto se lo externamos a la CONAGUA, le dijimos que derivado de estas explosiones por parte de la gravera provocaría daños en el río Atoyac desde hace siete años, cuando le enviamos los oficios (…) Protección Civil a cargo de Yolanda Gutiérrez Carlín tiene conocimiento de quien es el culpable del problema que actualmente está padeciendo dicho afluente y nada ha hecho para impedir que la gravera propiedad del alcalde de Carrillo Puerto continúe operando de la misma forma” acusó  José Enedino González Nava.

El 11 de mayo del 2009, el presidente de Pueblos Unidos Pro Derechos Constitucionales A.C., José Enedino González Nava en su desesperación para ser escuchado, también le envió un oficio al ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, pero nada hizo. El “negocio” con su compadre era redondo y hacerse de la “vista gorda” era fácil para la corrupción en el que él se manejaba. La herencia maldita la dejó al actual “mal gobernante” de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, que no tan sólo ha sido el defraudador número uno en la entidad, sino también en la ecología.

Imprecisas y faltas de creatividad son las declaraciones de Yolanda Gutiérrez Carlín, secretaria de Protección Civil del estado de Veracruz (PC), donde miente al decir que dicho colapso se derivó de una de las paredes de un río subterráneo –que seguramente se refiere al que pase por La Caldera- que según su ignorancia argumenta que es por donde se está fugando el agua. Corrupta como suele ser, la titular de PC protege al verdadero depredador del medio ambiente, quien sin tener pudor alguno, ha provocado daños realmente irreversibles para el afluente.

Cómplice y embustera la titular de la PC. Por lo mientras quienes se han dedicado de por vida proteger el medio ambiente en la zona de Amatlán de los Reyes, argumentan que continuarán en su lucha pese al hostigamiento constante que ejecutan en su contra los depredadores ambientales y además continuarán denunciando las corruptelas de este mal gobierno duartista.