Una monarquía sangrienta para Veracruz

Una monarquía sangrienta para Veracruz
 
Redes Sociales
 
Un día los veracruzanos pensaron que el sacar a los priístas votando por los panistas, y con ello tendrían la certeza de un verdadero “cambio” en beneficio de la sociedad. Llegó el 01 de diciembre del 2016 y después de la toma de protesta del gobernador y todo su “harem” [su gabinete], los ciudadanos han tenido que “rifarse” la vida entre la delincuencia y la incapacidad de quienes mal gobiernan el estado.

Los asesinatos y secuestros están rebasando todo tipo de capacidad de entendimiento y Miguel Ángel Yunes Linares ha cambiado su estrategia para justificar su mal gobierno. En un principio, todo era consecuencia de la mala administración de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa. Posteriormente que los medios de comunicación ‘exageraban’ porque querían “convenio” con el gobierno, aunque los sucesos eran más que verídicos. Y por último, que las personas asesinadas y/o secuestradas, no son personas “de bien” y colaboran con las bandas delictivas; claro está, sin presentar prueba alguna de su dicho.

Actualmente, Veracruz se ha convertido en uno de los estados más peligrosos de la República Mexicana. No se necesita de ser “experto” en seguridad para percibir la difícil situación que se vive. Los medios de comunicación tanto en el estado, como a nivel nacional y hasta internacional, dan cuentan diariamente de noticias desafortunadas de personas asaltadas, luego de retirar dinero de alguna sucursal bancaria; de establecimientos robados, de personas secuestradas, asesinadas, arrojadas a la vialidad maniatadas y posteriormente siendo acribilladas, cuerpos desmembrados abandonados en la vialidad o automotores. Escenas realmente grotescas y perturbadoras.

Pese a la grave situación, los habitantes no cuentan con la madurez del gobierno. Personajes dedicados a la política, que prefieren dedicar su tiempo en frivolidades o con “peleas”  absolutamente denigrantes con sus adversarios políticos; como la que le gusta protagonizar al actual gobernador del estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares y su fan número uno, el fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz.

Los delincuentes y el gobierno trabajan de la mano. Por ello, se puede ver que una banda de malhechores que arroje a la vialidad desde el automóvil que utilizan para cumplir sus fechorías, a un hombre y ahí mismo aniquilarlo. Una avenida total y absolutamente iluminada, frente una dependencia federal, donde se supone debería de existir policías. Una avenida con un tránsito vehicular constante y permanente. También los delincuentes saben que pueden dejar cuerpos desmembrados por doquier y a donde les plazca. Saben que no existirá la menor intención de detenerlos por parte de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública. No dudo que en muchos de los casos, hayan presenciado una acción delincuencial y no actúan por miedo, por complicidad o por negligencia.

Pero Miguel Ángel Yunes Linares desgasta el tiempo en gobernar en “berrinches” públicos. Le encanta ser protagonista y estar vigente en la  información que diariamente emiten los medios de comunicación local y nacional. El yoyista narcisista gobernante, es tan excéntrico y protagónico, que si va a unos 15 años, quiere ser la quinceañera; si va una boda, quiere ser el novio; si va a un sepelio… ahí no es “pentonto”, pues no quiere ser el muertito, sino el viudo. 

El estado de Veracruz vive una crisis total. La falta de oportunidades, ha abonado que la delincuencia se incremente de manera incontrolable. Existen personas que al no tener manera de emplearse [pues si se auto emplea, el mismo gobierno se lo impide retirándolos de las vialidades] decide trabajar algún grupo delincuencial en donde resuelve su problema inmediato: ‘Mantener a su familia’.

Los empresarios al no tener garantía de seguridad, deciden cerrar sus puertas y con ello, las oportunidades de empleo para los habitantes. Es una debacle total y que pone en riesgo a la muy poca población económicamente activa, la cual es ultrajada de sus pertenencias, es violentada, es secuestrada y asesinada. El gobernador puede argumentar [para limpiar sus culpas] que toda ésta situación la originó Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa. Lo cierto es que él las mantiene “al dedillo”, como si estos nefastos personajes le estuvieran dictando la forma de gobernar.

Yunes Linares no es mejor que los gobiernos fidelistas y duartistas. Pero pese a nula capacidad para sacar adelante a los veracruzanos, quiere convertir el estado en una monarquía. Pretende gobernar a través de sus hijos, los cuales uno de ellos ya gobierna el municipio de Veracruz y el otro, su primogénito, pretende gobernar el estado. La estafeta es muy cara y se cubre de sangre. La sociedad a través de las redes sociales, muestra su repudio en contra del linaje azul que lleva la marca “Yunes Linares”. Su animadversión es producto de los hallazgos horrendos que se vienen presentando en todo lo largo y ancho de la entidad. Su repudio es porque no existe posibilidad que los ciudadanos puedan hacer uso de los espacios públicos, de transitar con la tranquilidad, como lo hacía antiguamente.

Cuerpos desmembrados de personas que fueran asesinadas y que de manera automática, tanto el gobernador del estado de Veracruz con ayuda de su fiel fiscal General del Estado, los criminalizan ante la opinión pública, advirtiendo que son parte de la delincuencia organizada. Como si eso fuera suficiente y justificara la barbarie. Como si ello justificara que los miembros de cualquier banda delincuencial tuvieran la anuencia del gobierno para proceder con la saña que están ejecutando en contra de otro ser humano. Como si el ser parte de una banda, justificara que estos tendrían que padecer las más horrendas de las muertes. Como si fuera la obligación de la sociedad tener que soportar estos espeluznantes escenarios.

 ¿No se ha puesto a pensar el gobernador del estado de Veracruz que los cuerpos desmembrados corresponden a personas, a padres y madres de familia desesperados por no contar con dinero para mantener a sus familias, pues en su llegada se quedaron sin empleo?

Cabe la posibilidad que de llegar Miguel Ángel Yunes Márquez al poder, será un remix de la nula gobernabilidad que existe en la actualidad. También existe la posibilidad que quién realmente ‘mal gobierne’ en conexión de su hijo sea el actual gobernador del estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha dejado un mal precedente con la sociedad, quien es la que sufre en carne propia todas y cada una de las malas decisiones que se están desarrollando en el estado. 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.   

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.