SENSIBILIDAD PEÑANIETISTA

SENSIBILIDAD PEÑANIETISTA

 

Samuel Hernández Apodaca

@iusfilosofo

Existen muchos calificativos para las declaraciones del oriundo de Atlacomulco, quien parece que al igual que ocurrió con el botudo de Guanajuato o Calderón, ya se hartó del sexenio –y de sus críticos- y quieren que el periodo termine para irse a disfrutar su “bien ganada fortuna”.

Reproduciendo el mismo sketch que otros priístas ya han hecho, al pedir que se les deje de criticar, además de pedir otra oportunidad, asegurando que ahora sí, ya cambiaron. Enrique Peña Nieto afirmó, al término del VI Foro Nacional Sumemos Causas, que “lamentablemente, a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil, que condena, (…) que crítica, que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones del Estado mexicano (…)”.

Con una postura entre cansado y aburrido, el Señor de los Pinos, no se contuvo y regañó a sus invitados -en el alcázar del Castillo de Chapultepec- al afirmar: “Y perdón que lo diga, y aquí entramos en un problema todavía más grave, queremos actuación responsable y eficaz de las instituciones a las que todos los días o, casi todos los días, pretendemos desmoronar o descalificar especialmente a los integrantes de las corporaciones policiacas”.

¿De verdad Peña Nieto,  quien es responsable de proteger a las instituciones del país por mandato constitucional, le interesa tanto proteger a “las instituciones que nos heredó la revolución”? –Léase con el candor del discurso priísta- O solo está molesto porque por más inversión que se haga en medios de comunicación, su imagen está por los suelos. Al igual que la de todo su sexenio.

¿De verdad a Enrique Peña le interesa tanto velar por las instituciones del país? Si es así porque se empeña en vulnerarlas, ¿Por qué poner a un incondicional colaborador para que revise sus bienes y los de sus colaboradores, cuando de antemano sabe los resultados? ¿Por qué permite que las instituciones de seguridad espíen a los activistas de derechos humanos y comunicadores no alineados?

¿Por qué si Peña se molesta en que se critique a los integrantes de las corporaciones policíacas los tiene en las peores condiciones que se puede imaginar? Pues de acuerdo con una nota de @arturoangel20 en Animal Político: “Los policías trabajan con salarios precarios y casi la mitad de ellos no ganan ni 10 mil pesos. El 70 % nunca ha recibido un ascenso, 16 % ha sido víctima de abuso sexual y, por si fuera poco, varios son obligados a hacer labores que nada tiene que ver su trabajo, como recoger basura o hasta ir a votar por un candidato.”

A estas alturas vale la pena preguntarle a Peña: ¿Por qué Don Enrique, no se empeñó en mejorar las condiciones de estos servidores públicos a lo largo de su sexenio? ¿Por qué insiste en defenderse de los críticos pero mantiene en su gabinete a los inútiles colaboradores de su sexenio, como es el caso del secretario de educación y el de comunicaciones y transportes? ¿Por qué se empecina en defender lo indefendible? ¿Creerá que este discurso de autodefensa mejorará su imagen ante los mexicanos?

Enrique inicio ya la cuenta regresiva y su imagen se degrada día a día, sobre todo cuando toma la iniciativa y se sale del guión. De acuerdo con la encuesta del Pew Research Center, que mide el índice de satisfacción de 38 países el 93 por ciento de los mexicanos no confía en el actual gobierno, ni cree en la democracia. Don Peña está preocupado por lo que resta de su sexenio, pero también por la percepción que se tiene de él, pues solo el 2% afirma confiar mucho en el actual gobierno.

Con estos resultados, Peña Nieto sabe que si hoy fueran las elecciones “su partido” no repetiría en Los Pinos, y si no hay quien proteja las fechorías sexenales, tampoco habrá momentos de quietud.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.