LAS PRECAMPAÑAS

LAS PRECAMPAÑAS

"Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo,

pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo".

Abraham Lincoln

 ¿Que nos han dejado a los ciudadanos hasta el momento las precampañas? Tal vez para los informados: momentos de diversión y enojo, pues cruzamos datos entre un medio y otro para obtener más conocimiento sobre lo ocurrido. En el caso de los poco informados: emoción, pues se quedan con la versión de lo que su medio de información favorito les dice, ya sea radio, televisión, prensa o medio digital. Para los no informados: muy poco o casi nada, porque su medio de información son los rumores, lo que lee en su muro, lo que se dice en los pasillos o eso que escuchó en la calle por terceras personas.

Seguramente muchos de los que me leen podrán agregar más supuestos a cada una de las categorías que he mencionado; lo cierto es que en general, las precampañas no son tales, son en realidad son una burda forma de hacer campañas adelantadas, aunque sin propuesta. Veamos, en el caso de Morena, Andrés Manuel, quien es el único “precandidato” visible, tuvo dos contrincantes inscritos, quienes en palabras de la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky simplemente no cumplieron con los requisitos y AMLO va solo.

El caso de PAN-PRD-MC pasó por un proceso de manita de puerco, la cual aplicaron por el lado del PAN al exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas –que en junio cumple 50 años- ese personaje que publicó su álbum fotográfico disfrazado de libro y publicado por MAPorrua; por el lado del PRD fue don Miguel Ángel Mancera Espinosa, -MAME para cierto círculo- otro personaje con reflectores que simplemente tuvo que limitar sus ansías y dar paso al único sobreviviente en las aspiraciones, a Ricardo Anaya.

El caso más burdo es el de la alianza PRI-PVEM-NA, y su candidato “no priísta” el ciudadano Meade, el mismo que pidió a lo más atrasado en sindicalismo y ejemplo grotesco de cacicazgo que lo hicieran suyo, sus palabras aquel 27 de noviembre de 2017 fueron: “Aspiro a registrarme el día de hoy y quería empezar este camino pidiéndole humildemente a la CTM que me haga suyo”. Y así escuchamos a Don Meade en varios spots pedirles a los militantes verdes que lo apoyen en la convención.

Pareciera que las precampañas, tampoco han dejado mucho a algunos candidatos, pues mientras algunos van sumando aliados desde la trinchera ideológica más diversa, como el caso de Andrés Manuel; o el caso de Ricardo Anaya que ha hecho su esfuerzo por pasar de niño tranquilo a chico malo, y quien ha dado calificativos para la desmemoria al precandidato “no priísta”, primero lo llamo: el semana santa, porque no se sabe si va a caer en marzo o abril, y luego le dijo: “el candidato de acero… de a cero votos”.

A quien las precampañas le han afectado más, es a don Meade, pues las exageradas torpezas con las que se ha manejado, son propias de una comedia de bajo presupuesto. Una tras otra el precandidato “no priísta” da oportunidad a sus adversarios para ser trolleado, tanto que ya desplazó en los memes al señor de Los Pinos. Pepe, como quiere que le llamen, simplemente no gana preferencias electorales de cara al inicio formal de las campañas.

Así las precampañas, además de dejarnos aburridos con sus spots que a estas alturas ya rayan en lo poco original, como el caso de Movimiento Ciudadano y la sobre explotación de la imagen de Yuawi, el niño de la etnia Wirrarika, que a pesar de su fama sigue viviendo en la pobreza; o el caso del propio Meade que paso del aburrido mensaje de año nuevo a la copia rústica del spot Justin Trudeau.

¿Y a ustedes que les han dejado las precampañas?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

Para la desmemoria, ¿Qué quiso lograr Proceso con su portada en circulación?

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.