EL FRACASO DE LOS INDEPENDIENTES

EL FRACASO DE LOS INDEPENDIENTES

Ayer concluyó el plazo para que los aspirantes independientes a la candidatura presidencial presentaran firmas de apoyo. El consejero presidente del INE Lorenzo Córdova Vianello (de 46 años), -a quien a sus espaldas llaman el Dr. Corajes o Lencho Córdoba-, informó que sólo 3 aspirantes acreditaron los requisitos del número de firmas, es decir las 866 mil 593 que tendrían que ser distribuidas en, al menos, 17 Estados.

Los aspirantes que lograron recabarlas fueron: Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, (que en diciembre cumplirá 61 años) el regiomontano obtuvo un millón 994 mil 783 firmas, de las cuales 822, 528 no fueron validadas por el INE por contener inconsistencias (es decir, están duplicadas, son falsas o están alteradas). El otro caso es el de Armando Ríos Piter (guerrerense de 45 años) que consiguió un millón 688 mil 496 apoyos entregados, de los cuales 590,287 no fueron validadas.

Finalmente, Margarita Ester Zavala Gómez del Campo (que en junio cumplirá 51 años) recabó un millón 556 mil 793 firmas entregadas, pero 523,394 no fueron validadas por el INE. En el caso de María de Jesús Patricio, (Marichuy) la candidata de las comunidades originarias, obtuvo 243,063 firmas para buscar ser candidata a la presidencia y con ese resultado no podrá contender.

Vale la pena detenernos y hacer un análisis rápido de esta pequeña batalla por la recolección de firmas para buscar ser la candidatura presidencial. Los -hasta este momento- ganadores de la candidatura independiente, provienen de partidos políticos, contaron con redes, estructura y recursos para poder montar sus operativos en la búsqueda de apoyos. Estos aspirantes pagaron a gente para recolectar firmas a su favor y dispusieron de vehículos y espacios físicos de reunión.

No fue el caso de otros candidatos como Marichuy que hace algunos días se accidentó en Baja California Sur, mientras recorría el país en búsqueda de apoyo ciudadano a su aspiración usando un vehículo Nissan CZV-1914 que ya no circula en algunos países debido precisamente al peligro que representa en carretera.

Los tres aspirantes que contenderán como candidatos independientes, consuman el fracaso de esta vía, demuestran la consolidación del sistema de partidos y matan futuras aspiraciones reales –al menos para la presidencia-.

Veamos, Don Heliodoro Rodríguez (quien pide le llamen bronco) tiene como antecedente una militancia de 33 años en el PRI, renunció a ese partido cuando se dio cuenta que no sería candidato a gobernador de Nuevo León. Armando Ríos Pitter (que pide le llamen Jaguar) es un exfuncionario federal en gobiernos del PRI en los años 90´; exfuncionario del foxismo (2003-2005); secretario de Desarrollo Rural con el perredista Zeferino Torreblanca, diputado federal y senador por el PRD. Margarita Zavala es expanista, fue Asambleísta, diputada federal, y desde luego vivió en Los Pinos al ser su esposo el que ocupó el cargo de titular del poder Ejecutivo.

Los tres personajes, un expriísta, un experredista y una expanista son los que contenderán al lado de sus excompañeros de partido, es decir, tiene las mismas prácticas políticas, reconstruyen el mismo discurso, aspiran no solo al mismo cargo sino que están dispuestos a operar como si estuvieran en algún partido político para lograr su objetivo: ganar.

No cabe duda, asistiremos a la jornada electoral con una lucha entre miembros de partidos y gente que dejó de serlo por así convenir a sus intereses. El fracaso de las candidaturas independientes ha sido exhibido con la materialización de estas nominaciones, la figura de las candidaturas independientes no tenía ese objetivo pero las ambiciones de la clase política de este país, sumada a la omisión de los ciudadanos ha llevado al fracaso de los independientes.

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.