La asamblea del PRI, la disputa por el proyecto

La asamblea del PRI, la disputa por el proyecto

Transitaron del nacionalismo revolucionario al neoliberalismo por un paso exprés

El próximo fin de semana, se llevará a cabo la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional y de acuerdo a lo que ha trascendido, se espera un encuentro muy disputado entre los ‘hombres del presidente’ y los opositores al proyecto peñista.

En la perspectiva de no pocos analistas, lo que intentarán los opositores al mexiquense (muchos de los cuales no encontraron chamba en el actual sexenio), es impedir que haya el tradicional ‘dedazo’ en la selección del candidato presidencial del partidazo para el 2018.

No obstante, quizá lo que está en juego, más que evitar un candidato de ‘unidad’, es frenar la postulación de un aspirante ‘ciudadano’ sin militancia tricolor, es decir, históricamente ha sido una prerrogativa del Tlatoani designar a su sucesor, pero ahora, se perfila la posibilidad de investir a un personaje no priista, lo cual sería un ‘Golpe de Estado’ interno.

Independientemente de que los tecnócratas han sido un grupo opositor a los principios que dieron origen al partido de marras, al menos hacían la faramalla de cumplir con ciertos requisitos, como haber detentado algún cargo partidista o haber ocupado un puesto de representación popular, al menos plurinominal.

De acuerdo a las encuestas, las tendencias no favorecen al Revolucionario Institucional, pero sería muy aventurado asegurar que las tienen todas perdidas, por ello, renunciar a un candidato ‘purasangre’, sería mandar un mensaje desalentador a la militancia.

Candados o no candados, esa es la cuestión. De imponerse el mexiquense, que tiene el control del aparato, podríamos pensar que es el fin de un instituto político que dominó buena parte de la historia contemporánea de México.

Lo real, es que el fin de semana veremos muchas escenas de violencia intrafamiliar.

@javieroldan

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.