Los políticos colapsaron con el terremoto

Los políticos colapsaron con el terremoto

Parajoda semántica: se querían mostrar y fueron exhibidos

Sin duda, el presidente Peña Nieto, pero sobre todo los ‘presidenciables’, fueron conceptuados en su pequeña dimensión, por el inusitado protagonismo que desplegaron, tomando como pretexto las calamidades ocurridas a causa de los movimientos telúricos.

Históricamente alejados de la ciudadanía (ningún mexicano de a pie puede obtener cita con ellos por los canales institucionales), los cuatro ‘fantásticos’ se montaron en el desastre acontecido para mostrar su lado ‘humano’.

El tecnócrata José Antonio Meade, no se tienta el corazón para programar recortes en salud, educación y cultura, con tal de mantener intacta la ‘estabilidad’ macroeconómica, para él, los vulnerables sólo son una estadística ¿qué aliento les podía ofrecer a los damnificados?

Aurelio Nuño, siempre impecable, el mismo que a la solicitud de diálogo de los opositores a la reforma educativa les mandaba a la Policía Federal, se pasó horas afuera del colegio Rébsamen para placearse ante los medios ¿alguien vio a Vidal Soberón, titular de la SEMAR, dirigiendo las maniobras de rescate?, Aurelio sólo fue a estorbar.

Miguel Ángel Osorio Chong, no ha dado resultados positivos como el principal responsable en el combate a la inseguridad, quizá la peor lacra que azota al país, entonces ¿por qué descuidar esa tarea si él no es rescatista?

José Narro, titular de la Secretaría de Salud, tiene muchas ocupaciones respecto de solucionar las marcadas ineficiencias de este servicio público, por lo tanto ¿no era más efectivo coordinando desde su despacho el envío de brigadas médicas, medicamentos y material de curación a las zonas afectadas?  

Recordemos lo dicho por el Tlatoani: ¡no permitiré que nadie lucre con la tragedia!