La apuesta es al olvido y a la ignorancia

La apuesta es al olvido y a la ignorancia

Al que aspira a ser recordado…ya se lo cargó la desmemoria

Tres estampas del proceso de 2018 que los hace verse iguales.

De entrada, tenemos la alta posibilidad del que el presidente Peña postule a un candidato presidencial por el PRI que no sea priista. La intención, es descontaminarse de la mala fama del tricolor y suponen, que la ciudadanía es torpe.

En el caso del partido de López Obrador, están reciclando todo el cascajo ideológico que otrora formara parte de la reacción. Un caso destacado, es el de Javier Jiménez Espriú, quien durante el rectorado en la UNAM de Guillermo Soberón, fue uno de los principales represores de los movimientos de izquierda. Como los millennials no habían nacido, hoy, es un ‘baluarte’ del nacionalismo revolucionario.

Por lo que toca al pretendido Frente Ciudadano, sólo hay que decir una cosa para comprender su esencia: dos de los antiguos aliados de AMLO (PRD y MC), ahora ayuntan con el partido que les ‘robó’ la Presidencia en el 2006, sin comentarios.

Este es el verdadero espíritu de los que nos proponen para elegir al próximo presidente, los gatopardos andan sueltos.

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

@javieroldan
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.