Bye bye 2017

Bye bye 2017

Fue un año con un pasado incierto y un futuro irremediable

El año 2017 fue, para no variar, más que complicado para la humanidad, ocurrió de todo: atentados terroristas, guerras, desastres naturales inusuales, crisis económica, mayor pobreza, pueblos que buscan refugio sin encontrarlo, xenofobia en aumento…en fin.

Por otro lado, los avances científicos siguen asombrándonos, de acuerdo a la revistas Science y Nature, estos fueron particularmente destacados en el ámbito de la astrofísica, la biomedicina,  la microscopía crioelectrónica, la comunicación cuántica, la inteligencia artificial, la genética y la astronomía.

En México, tuvimos el año más violento desde que inició el registro en 2007. Al 30 de noviembre se contabilizaban 23,101 homicidios, contra los 22,409 de 2011. La corrupción e impunidad siguen imperando. Respecto del caso Veracruz, el gobierno en funciones confirmó que lo ocurrido entre 2010-2016, fue el saqueo más grande de la historia.

Para 2018 no se percibe nada diferente: la ciencia seguirá avanzando (para beneficio de unos cuantos) y la desigualdad aumentará. Además, la naturaleza seguirá pasando factura.

No está de más que los buenos propósitos los traslademos al entorno social. Es correcto planear bajar de peso y fumar menos, pero si no pensamos en la viabilidad de nuestra civilización y actuamos, nada de lo que en lo individual nos propongamos tendrá sentido.

De cualquier modo, celebremos que seguimos vivos ¡SALUD!

Posdata: la ecuación neoliberal es sencilla: yo+yo-el resto= a futuro cancelado.

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila