Meade le entra al populismo

Meade le entra al populismo

Ahora que proponen lo mismo, la diferencia es que uno se come las ‘eses’ y otro las uñas

Ante el franco declive de su campaña electoral, al ciudadano Meade no le quedó más remedio que hacer lo que tanto criticó: sumarse a las promesas populistas.

En efecto, el adjetivo que con mayor frecuencia le endilgan los itamitas al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador es el de populista, incluso, los propagandistas oficiosos, o sea, los  textos servidores, ya sumaron a Ricardo Anaya a la misma corriente, en virtud de que lo califican como un ‘populista de derecha’.

La aversión que los Chicago Boys sienten por lo políticos que hacen ofertas en materia de bienestar social, obedece, según ellos, a que dichas propuestas son inviables financieramente y sólo distorsionan las variables macroeconómicas.

Pues bien, decíamos que ante su imposibilidad de abandonar el tercer  lugar en las preferencias electorales, Pepe Toño ya se puso a la moda y afirmó, que en caso de ganar (quizá por eso lo ofreció, jejeje), aumentaría el apoyo de PROGRESA de 2,900 pesos a 5,700 cada dos meses, además el padrón pasaría de 6.8 millones de familias a 8.8 millones.

Muy tarde comprendió el suspirante tricolor, que como funcionario imponía su dogmática visión de la economía, sin embargo, en campaña, se trata de convencer.
La insoslayable brevedad/Javier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.