Los órganos ‘autónomos’

Los órganos ‘autónomos’

La autonomía dura mientras el patrón duerme…cuestión de posiciones

Uno de los temas que más se cacarean, para argumentar que hemos dado pasos fundamentales en la consolidación de la democracia, son los llamados órganos autónomos, como los son los responsables de organizar los procesos electorales y las fiscalías encargadas de procurar justicia.

Aunque en lo formal dichas instituciones tienen autonomía de gestión, de facto, los responsables del Poder Ejecutivo son muy dados a tratar de violentar tan destacados atributos legales.

Es el caso de la Fiscalía General de Veracruz, cuyos dos titulares, Luis Ángel Bravo y Jorge Winckler, han sido señalados de operar bajo el mando de Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes, respectivamente.

En este contexto, el gobernador electo, Cuitláhuac García, ya precisó que irán por la cabeza de Winckler para deponerlo, lo que implicará el nombramiento de un tercer fiscal, sin que ninguno de sus predecesores haya cumplido con el lapso para el que fue nombrado.

Así las cosas, la ‘autonomía’ de la Fiscalía es sólo un buen deseo, porque los usos y costumbres de los ‘virreinatos tropicales’, permiten que los gobernadores sigan aplicando las ‘reglas no escritas’. No nos engañemos, con Cuitláhuac será lo mismo.

La insoslayable brevedad
Javier Roldán Dávila

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.