Ni aguanta nada

Ni aguanta nada

Aquí mando yo, allá también y acullá ni se diga

No cabe duda que Andrés Manuel López Obrador sigue siendo el mismo de siempre, se acabó el ‘modo campaña’ para dar paso al hombre de: aquí mando yo. Claro que en relación a las críticas de los medios, porque el mitin sigue siendo lo suyo.

Todavía no rinde protesta y ya ha tenido desencuentros con algunos medios y periodistas, el semanario Proceso y Carlos Loret de Mola, han recibido cáusticos comentarios del tabasqueño.

El asunto no es que los columnistas sean intocables, sino, que el mecanismo para defenderse, en todo caso, pasa por la denuncia correspondiente si se considera que hay difamación, pero que el hombre más poderoso del país lo haga públicamente, entraña un alto riesgo para la libertad de expresión. Es un desigual juego de vencidas.

Lo grave, es que AMLO no ha sido sometido a descalificaciones como en su momento las padecieron Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, por lo que no se avizoran buenos tiempos para el ejercicio periodístico.

El futuro Tlatoani tiene que serenarse, si no le queda claro que el disenso es parte de la democracia, puede agotar en un dos por tres, el bono que le fue entregado el pasado dos de julio. Si en realidad quiere transformar a México, debe aceptar sin aspavientos a la prensa crítica, de no hacerlo, la 4T se irá rumbo al carajo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.