Experiencia docente

Experiencia docente
Tengo la fortuna de dar clases en la Escuela Industrial Concepción Quirós Pérez, una escuela xalapeña de gran tradición y cuya fundadora a últimas fechas ha sido mi inspiración, pero de la maestra Conca les hablaré en otro momento; hoy quiero referirme a algo muy importante al menos para mi, la educación; les cuento que con el aberrante crimen de los estudiantes de cine en Jalisco, entré en una especie de espiral infernal que me ha hecho sentir sumamente triste, sin esperanza del país, y sobretodo con la certeza de un futuro espeluznante para los jóvenes mexicanos.
 
Como parte del programa que imparto a mis alumnos de gestión de la cultura, los chicos se involucran en la producción y gestión de un pequeño espectáculo que ellos mismos actúan; los jóvenes se están formando en el teatro, así que ellos mismos gestionan todo lo referente al espectáculo que puede ser flashmob, happening o performance con diferentes públicos; este semestre los jóvenes estuvieron de acuerdo en que lleváramos el espectáculo al Hogar de Medio Camino y a la Casa del Niño Migrante, ambos refugios auspiciados por el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia. 
 
Me contacté con la Subprocuradora Jurídica de Atención a Niños y Niñas, doña Sandra Bonilla y con el Jefe del Departamento Atención de Riesgos de la Adolescencia y de la Infancia, don  Antonio Falcón, quienes junto con Magaly Macilla, hicieron todo lo posible para que pudiéramos presentar el espectáculo a  los jóvenes que ellos atienden; en todo momento pude percatarme la gran labor que llevan a cabo, las niñas y los jóvenes migrantes están en un ambiente seguro, cuidados y protegidos, además de que muchos de ellos continúan con su educación, y otros están aprendiendo algún oficio que les servirá para en un futuro insertarse laboralmente. 
 
La realidad es que lo que mis alumnos aprendieron, no habría yo podido enseñárselos ni en todo el semestre, ni nunca; mis chicos aprendieron de compasión, de solidaridad y de humanidad; también aprendieron a valorar las oportunidades que tienen, el amor de sus padres, la atención de sus familias; al volver a la gloriosa escuela, muchos de ellos me expresaron su sentir, y tuve la certeza de haber cumplido con mi deber cabalmente; lo que aprendieron mis chicos con la experiencia en Medio Camino y la Casa del Niño Migrante, no es equiparable a haberles machacado todo el semestre el valor de la cultura en el PIB mexicano, es algo mucho más grande. 
 
Quisiera realmente saber, porque los docentes dejamos de lado inculcarles a nuestros alumnos principios de honestidad, de compasión y de generosidad que hoy por hoy, con esta crisis humanitaria que vivimos en nuestro país son tan necesarias; tal vez dejamos de inculcarles a nuestros alumnos todos esos valores, por ponernos a hacer un montón de papelería que nos exige la Reforma Educativa, y que en nada ayudan a la formación integral de nuestros alumnos.
 
No saldremos de la crisis humanitaria por la que atravesamos en México, si no educamos a nuestros jóvenes, si no les inculcamos compasión, honestidad, amor a su patria y a sus semejantes; si bien es cierto que la educación se da en casa, también es cierto que los padres hoy en día nos confían a sus hijos, ya que muchos de ellos pasan largas jornadas trabajando.
 
La realidad es que sería deseable que la Secretaría de Educación propiciara el voluntariado y el trabajo social entre los estudiantes; también sería deseable que tanto los directivos como los maestros de las escuelas, en vez de inventar festivalitos, tómbolas, rifas y demás frivolidades, fungiéramos de intermediarios para que nuestros alumnos se involucren con causas sociales y humanitarias, que pacificar al país no debe ser solo responsabilidad del Ejército y de la Marina, debe ser nuestra labor educar a las nuevas generaciones, para alejarnos de tanta frivolidad que genera la violencia en nuestro país. 
 
De la violencia que ha generado el crimen organizado en México, no saldremos mas que con educación, las policías podrán dar duros golpes a las estructuras criminales y encarcelar a los grandes capos, sin embargo solo con educación nuestros jóvenes dejarán de ingresar a las filas del crimen organizado. 
 
No se que estamos esperando, ningún mágico candidato va a llegar a cambiar el país si antes no cambiamos nosotros. 
 
Cosas de la vida y menudencias 
 
De años recuerdo al pasar rumbo a la secundaria, que muy temprano antes de las 7 de la mañana, ya había cuadrillas de trabajadores del ayuntamiento xalapeño en el Parque Juárez lavando pisos, limpiando el agua de las fuentes y podando las jardineras; pasé por ahí el pasado lunes y es una peste a orines que no se puede con ella, suciedad por todos lados, los botes de basura rebosantes, una inmundicia todo ahí, yo me pregunto ¿Como para cuando doña Ivoncita Cisneros piensa empezar a chambear? Digo porque está muy lindo que ella mande, pero también estaría muy lindo que meneara sus gordas manitas. 
 
En fin queridos míos iniciamos campañas, ármense de paciencia e intenten conservar su capacidad de asombro, nos leemos el próximo lunes. 
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. www.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz 

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.