¡Gente aquí vivimos!

¡Gente aquí vivimos!

Ayer varios compañeros y amigos me enviaron la encuesta de Berumen Ipsos, presentada por la Coparmex; según el concienzudo estudio el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, lleva una ventaja de casi el 20 por ciento de preferencia bruta para la presidencia, sobre su más cercano competidor que sigue siendo pese a todos los esfuerzos del Gobierno Federal, Ricardo Anaya de la coalición Por México al Frente; Mientras que en Veracruz aparentemente hay un empate técnico entre Miguel Ángel Yunes Márquez, de la alianza Por Veracruz al Frente, y Cuitláhuac García de la alianza Juntos Haremos Historia, dejando a José Francisco Yunes Zorrilla con un lamentable 13 por ciento de preferencia bruta.

Algunos de los que me mandaron la encuesta mostraban su preocupación ante la inminente llegada de Andrés Manuel López Obrador, otras mas su escepticismo por el empate técnico en Veracruz, mientras que algunos otros en el esplendor de su miseria humana, me externaron felicidad del solo hecho de imaginar el sentir del gobierno en turno, particularmente del mandatario ante el fracaso, por la voz supe lo habría imaginado infartado y paralizado; ninguno de ellos reparó en el 13 por ciento de preferencia bruta de Pepe Yunes, pese a que muchos de ellos alguna vez le juraron amor eterno; por supuesto que nadie pensó en el bienestar de los veracruzanos.

La realidad es que aquí vivimos e independientemente en la fobias y filias que pueda representar un partido u otro, hay que admitir que el país saldrá adelante con trabajo, no con demagogia, y en Veracruz la situación no es diferente; aquí en la aldea no es con discursos y ni con ocurrencias como dejaremos atrás la falta de empleo, las carencias en infraestructura y el problema de inseguridad del que tanto nos hemos quejado los veracruzanos.

Sería prudente que dejemos de pensar en lo individual y votemos de acuerdo a las necesidades del interés común; no creo que volver a los tiempos en que todo el aparato gubernamental era entregado a un solo partido funcionen hoy en día, la alternancia ha traído cosas buenas y la democracia es sana; es probable que si le entregamos a una sola fuerza política las cámaras, los gobiernos estatales, municipales y el gobierno federal, estaremos igual que en los tiempos de López Portillo y aunque no recuerdo muy claramente aquellos tiempos, nadie me ha dicho que fueron épocas de regocijo y bonanza.

Se de antemano que llegue quien llegue al Gobierno Estatal, será trabajando como saldremos adelante; ningún candidato llegará a desaparecer con una varita mágica el terror en las calles, los asesinatos, los secuestros, ni tampoco la corrupción; no es por un gobernador que saldemos a darnos besos, abrazos y hacer la paz entre todos nosotros.

Ni Miguel, ni Cuitláhuac ni mucho menos Pepe, desaparecerán el primer día de su mandato la violencia, las extorsiones, los muertos y el dolor de las familias que buscan aún a sus seres queridos; ninguno de ellos se sentará con el ejercito, la marina y el narco a conciliar desde el primer día; el Gobierno Federal llegue quien llegue, no bajará la gasolina a 5 pesos, ni desaparecerá el IVA, tampoco podrá ofertar el kilo de tortillas a 2 pesos, por más que se produzca en México todo el maíz.

En México necesitamos intercambio comercial e inversión extranjera, necesitamos comunicarnos con otros países, no solo por desarrollo comercial, también por desarrollo cultural; la civilidad y el desarrollo de los pueblos, se fomenta con la comunicación no con el aislamiento; debemos ser capaces de vender en el extranjero nuestros productos, para así generar riqueza que traiga bienestar a nuestro país.

Por más que nuestros queridos candidatos al Gobierno de Veracruz, tengan posgrados en el extranjero, no encontraran la formula para sacar petróleo de nuestros jardines; la juventud con disciplina y trabajo, es como formará una nueva generación de mexicanos, que estén a la altura del mundo que les tocará vivir, es equívoco pensar que brindándoles a los estudiantes espacios en universidades a diestra y siniestra, es como se corregirá el inmenso problema ético y moral por el que pasa nuestra sociedad, porque dejemos de hacernos pendejos y admitamos que la corrupción no solo está en nuestra clase política, la corrupción está anquilosada hasta en el último rincón de nuestra sociedad.

Así que mas cerebro y menos hígado queridos míos, yo no le temo a quien llegue a gobernar mi estado, le temo a que lleguen los mismos políticos demagogos y corruptos a llevarse nuestras últimas esperanzas, porque a estas alturas llenarse las alforjas como Javier Duarte a cambio de espejitos, espero que no seamos tan pazguatos.

Nos leemos mañana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. www.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.