Se acabó para bien o para mal

Se acabó para bien o para mal

No hay plazo que no se cumpla, ni campaña que no se acabe, en esta contienda electoral, lo único que tengo claro, es que si hubo ganadoras y esas indiscutiblemente fueron las “Casas Encuestadoras”, las que han hecho su agosto vendiendo percepción al mejor postor, el negocio fue en grande y espejitos le vendieron hasta al municipio mas cachirul.

A partir de hoy viernes tendremos poco mas de 30 horas, para ir a emitir nuestro voto; la eventual llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, trae a todo mi entorno aterrorizado, al ser nosotros escépticos absolutos, ateos y poco propensos al mesianismo, en realidad no creemos que las cosas lleguen a terrible tragedia peor que la que ya vivimos en estos días; definitivamente no seremos la Venezuela del Norte, ni tampoco Villa Miseria; lo que más aterra es que el hombre ha ofrecido tanto, que no se sabe como vaya a reaccionar la fanaticada a la mínima frustración o signo de incumplimiento de promesa.

He leído e investigado que como Jefe de Gobierno, López Obrador hizo un papel digno y tuvo un alto porcentaje de aceptación entre los ciudadanos; lamentablemente las condiciones políticas y económicas internacionales, México  y don Peje son otros el día de hoy.

Tatiana y Yeidckol

Al candidato de “Juntos Haremos Historia” lo percibo testarudo, autoritario y antiintelectual, siendo esto último lo de menos, Peña Nieto no posee un intelecto brillante; lo que hoy me aterroriza es la gente que tiene al rededor, ni me quiero imaginar como va a hacer el hombre, para lograr un consenso, por ejemplo entre Tatiana Clouthier y Yeidckol Polevnsky.

Mientras Tatiana Clouthier viene de una familia numerosa y tradicional, cuyo patriarca fue Manuel Clouthier, el candidato presidencial tan carismático de Acción Nacional; Yeidckol Polevnsky nació y fue bautizada como Citlali Ibáñez Camacho, presunta nieta del General Maximino Ávila Camacho; la madre de Polevnsky es Guillermina Camacho, hija de Agustín Camacho, un militar que nunca tuvo parentesco alguno con ningún Ávila Camacho, es decir Yeidckol/Citlali ni fue nieta de Maximino, ni sobrina nieta de Manuel; Yeidckol/Citlali tiene cuatro hermanos hijos del matrimonio de su madre, con el Coronel Cuitláhuac Ibáñez Treviño.

Tatiana Clouthier estudió la licenciatura en Lengua Inglesa, en el Tecnológico de Monterrey y la maestría en Administración Pública, en la Universidad Autónoma de Nuevo León, es una mujer culta y preparada; Yeidckol Polevnsky tuvo que admitir en una bochornosa rueda de prensa, que no acabó la licenciatura en Psicología, pero eso sí, ha hecho un montón de cursos de liderazgo.

Doña Tatiana está casada con el empresario José Martínez y tiene dos hijos María y Lucas Martínez Clouthier; mientras que Yeidkol tiene dos hijos ya adultos, ellos en un principio se llamaron Yair y Yocualli; hoy Yair se cambió de nombre por Lawrence o Larry, a Yocualli se le conoce como Shirley, ambos llevan los apellidos Almaguer Camacho, ya que fueron criados y registrados por su abuela Guillermina Camacho, con su segundo marido, Simón Almaguer.

Todos estos cambios de identidad; según lo declarado por la propia Yeidckol en una Rueda de Prensa, se deben a que se embarazó a los 12 años, producto de violencia sexual, y fue por eso que  doña Guillermina le cambió el nombre y los apellidos para evitar el escarnio social; queridos míos al mas puro estilo de “Los Ricos También Lloran”; ella misma según declaró, tiempo después adoptó la religión judía.

Tatiana ha sido Diputada Federal, candidata a la Presidencia Municipal de San Pedro Garza García por la vía externa a través del PANAL y candidata independiente a la Diputación Local del Distrito 18 en Nuevo León; mientras que Yeidckol, se desempeñó durante muchos años en altos cargos de la Camara de la Industria de la Transformación, cosa rara ella nunca tuvo empresa alguna; Polevnsky  también ha sido Senadora por el Estado de México, y candidata al gobierno del mismo estado en el año 2005, la perdió con Enrique Peña Nieto.

Por último y para contrastar el manejo de crisis de ambas féminas les contaré que el único escándalo que ha tenido Tatiana, ha sido en twitter donde fue criticada severamente por portar un reloj Rolex; el hashtag #elrolexdetatiana se volvió en pocas horas tendencia, por el elevado precio de la joya; horas más tarde Tatiana twitteó una fotografía de ella muy jovencita con el Rolex puesto, ahí posteó “El reloj tan bonito que difunden los bots, aquí lo traigo puesto, me lo regaló mi marido cuando nació mi segundo hijo, él jamás ha tenido cargo público alguno y ha trabajado toda su vida, no tengo nada que esconder” y después posteó  otra fotografía y escribió “Aquí fue un año después de que me lo regaló”; asunto resuelto, esa es Tatiana una mujer franca clara y transparente.

De Yeidkol les diré que desde su identidad, la cantidad de documentos falsos que ha presentado, cuatro actas de nacimiento y un título profesional; el conflicto de intereses por su  voto en contra de la ley antitabaco, en ese tiempo su hija Shirley, ocupaba un importante cargo en la compañía Britisch American Tobaco; hasta aparecer al diablo si no gana AMLO, su vida parece ser una eterna crisis.

En fin queridos pensando en como hará AMLO en caso de llegar a la presidencia para conciliar con todo ese grupo tan diverso que carga en MORENA, nos leemos el lunes queridos míos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. www.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.