¿Cuántos meses más Yunes?

¿Cuántos meses más Yunes?

1. Yunes Linares prometió abatir los índices de inseguridad en Veracruz en tan solo seis meses. 2. Han pasado los seis meses y la inseguridad no disminuye. 3. Por lo tanto, Yunes Linares no cumplió.

Lo anterior es el argumento fundamental de las críticas en redes sociales y de analistas políticos. Las premisas son tan claras que insulta a la inteligencia el querer negarlas.

La primera premisa la simplificó y planteó el propio Gobernador; en la segunda traslada la responsabilidad a los gobiernos anteriores; y la tercera, olímpicamente la ignora.

Yunes Linares prometió revolver el problema en seis meses, nadie lo obligó, nadie lo presionó, nadie le estableció el plazo. Pero caray, hay que entender que era campaña, ¿Qué político no promete imposibles para ganar votos?

Sin embargo, a la distancia se confirma que fue una promesa abusiva porque no tenía los elementos suficientes para esa proyección. Bien pudo decir que lo haría en un año, un mes o un día, pero dijo seis meses porque se escuchaba más bonito, porque era un plazo coherente que no apretaba la agenda y porque así parecía una promesa viable.

Fue una promesa ventajosa porque jugó con el primigenio anhelo ciudadano de vivir en paz. Cuando lo prometió no sabía el nivel de deterioro de las fuerzas de seguridad del Estado, no conocía a plenitud la gravedad de la situación, no sabía si los drones eran suficientes, ni el número de mafiosos, ni hasta qué nivel la delincuencia había permeado los aparatos de justicia, ni conocía el grado de desolación financiera postduartista. Le pasó como al albañil que hace un presupuesto pero cuando da el primer marrazo advierte “uy seño, pero yo no sabía lo que había detrás de ese muro”.

Ya pasaron seis meses y se debe dejar atrás lo que fue campaña y enfocarse en lo que es Gobierno. Yunes ya debe tener a estas alturas un diagnóstico claro del aparato gubernamental; ha afirmado que tiene ubicados a los malos y que conoce su modus operandi; ahora ya sabe con cuánto dinero dispone y cómo lo puede gastar; ha examinado a las fuerzas estatales de seguridad y conoce hasta qué grado están corrompidos; ha pedido ayuda al Gobierno Federal y la ha recibido sin reservas. Tiene ya, por tanto, una visión clara del problema y ahora sí tiene los elementos suficientes para hacer un compromiso de gobierno claro, viable y con argumentos sólidos.

El problema de inseguridad de Veracruz es complejo, eso es claro. Se agudizó por la increíble corrupción de los 12 años previos, también es claro. En seis meses no se puede componer todo, también es claro… pero Yunes sí puede reconocer que se equivocó en prometer lo imposible, finalmente errar es de humanos y la ciudadanía aceptaría de buena gana a un gobernador humilde.

Pero sobre todo, si pide a los veracruzanos paciencia y que no pierdan la fe, bien podría establecer un nuevo plazo y generar un nuevo compromiso ya no de campaña, sino de Gobierno. Puede prometer que pese a todos los elementos a la mano que antes no tenía, abatirá los índices de inseguridad en Veracruz en seis meses más, que hará su mayor esfuerzo y que pondrá todo su empeño en lograrlo.

Yunes tiene la oportunidad de crear un nuevo pacto y de recuperar la confianza. Y, como dijera Alejandro Martí, si no puede, entonces que renuncie.

@atticuss1910

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.