¡Moderación totalitarios! ¡Moderación!

¡Moderación totalitarios! ¡Moderación!

El vocero del PRI, Marco Antonio del Ángel Arroyo, hijo del líder de Los 400 Pueblos, en entrevista radiofónica con Ramsés Yunes Zorrilla despotricó contra el gobierno y el Gobernador Yunes Linares. En síntesis dijo que todo, absolutamente todo estaba mal, y arremetió sobre todo contra el Fiscal del Estado, Jorge Winckler Ortiz.

En lo anterior hay dos posturas, ambas simplistas y por lo mismo usadas sin recelo por las mentes más peligrosas: las totalitarias que discuten sin argumentos.
La primera postura es descalificar al mensajero y argumentar que como el tipejo es hijo del líder campesino, por lo tanto es también representante de lo peor y la más recochina escoria política, así como usufructuario de las más degradantes formas de reclamo social y manejo de masas. El peligro estriba en descalificar a priori cualquier cosa que digan o escupan él o los priistas.

El tipejo podrá no tener calidad moral para señalar, pero su baja calidad moral no desmerece la posible verdad de sus palabras. La turbamulta de gritones en redes sociales se van por lo fácil y le dedican groseros cortes de manga, pero él es vocero de un partido de oposición, y la oposición sirve para generar conciencia y atajar abusos. El México moderno no se concibe sin la oposición por lo que es una completa estulticia el querer acallar cualquier voz opositora solo porque ahora esa voz es la del PRI.

La segunda postura, igualmente peligrosa en mentes limitadas, es decir “Todo está bien” o “Todo está mal”. Los aplaudidores oficiales al gobierno Yunista deberían darse cuenta del ridículo tan grande que hacen al decir que todo está excelente o que si hay algún problema se debe exclusivamente a la execrable herencia duartista. Y lo mismo aplica para los que todo critican y no pueden entender que Veracruz no levantará el vuelo tan pronto teniendo unas alas tan raídas.

Como en todos los gobiernos hay cosas malas y cosas buenas; eso pasa en todos los gobiernos incluyendo (y no me la refresque antes de recapacitar) los gobiernos anteriores. No todo puede ser malo, no todo es luz ni todo es sombra.

El problema del Gobierno de Yunes Linares es que no conocemos las cosas buenas por la falta de Comunicación, porque se han roto los puentes, porque no hay diálogo del Gobierno con la prensa, un diálogo adecuado y certero, un diálogo constructivo en el que no todo esté fincado en la celebración de un convenio económico.

El Coordinador de Comunicación Social, Elías Assad Danini, envía notas vía WhatsApp, pero cuando se le pregunta algo por esa vía no contesta; entonces la comunicación se vuelve unilateral y la enorme oficina de Comunicación Social, con más de 100 empleados, se convierte solo en emisora de boletines. Eso no es comunicación.

Yunes Linares quiere se hable de las buenas noticias pero éstas no llegan. La sociedad no puede enterarse de las cosas buenas que está haciendo el Gobierno, porque no las anuncian… y así pues no se ‘pinshis’ puede.

Estoy seguro, completamente seguro, que debe haber cosas buenas en el gobierno de Yunes, pero es el propio gobierno el que alimenta las posturas totalitarias, simplistas y peligrosas, que generan la sensación de que el barco no solo sigue encallado, sino que está a punto de irse al fondo del mar.

El ejército de simples podrá decir misa, pero no por ser del PRI e hijo del líder de Los 400 Pueblos, Marco Antonio del Ángel debe quedarse callado ahora que es oposición; ni tampoco estamos ante un gobierno fallido que, como los pollitos, solo da dos pasitos y una cagada. Moderación señores totalitarios, moderación.

@atticuss1910
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.