Lo que el Gobierno no quiere que sepas. ¡Urge que compartas!

Lo que el Gobierno no quiere que sepas. ¡Urge que compartas!

Por Atticuss Licona

Al escombro de cemento, varillas y ladrillos, de los edificios totalmente destruidos por los pasados sismos, habría que sumarle la inmisericorde cantidad de escombro virtual que sin pudor alguno se transmite vía redes sociales.

Por Facebook, Twitter o WhatsApp, miles se han dedicado a difundir cuanto mensaje les llega, obvio, sin la menor verificación y justifican el envío con la ya famosa muletilla “Por si acaso”. Los mensajes son por lo regular textos sin fundamento, voces de personas que “están en el lugar”, gente que tiene contacto “con alguien de adentro”, audios o videos que comienzan con el consabido “es urgente”, “difundan”, “el gobierno no quiere que sepas esto”, u otras frases que presentan la información como importante, clasificada y de suma importancia.

Pero esa información no le consta a nadie, es más, es información que la mayoría de los que la comparten, si se detuvieran unos cuantos segundos a reflexionar o investigar, pudieran determinar que es falsa. Al menos leer, antes de ponerle el dedo y compartir. Pero no lo hacen, la flojera mental y la escasez es tanta, que de todas formas se comparte, e incluso se llega al cinismo de justificar el envío con la frase “No sé si sea cierto, pero por si acaso”. Valiente justificación. Lo único que están logrando esas personas es acrecentar el temor y la desconfianza.

La ayuda a los damnificados está disminuyendo. Eso es un hecho.

Las noticias y versiones falsas aumentan. También es un hecho.

Hay voces que piden que el gobierno saque las manos de las labores de rescate y ayuda a damnificados… ¡Inconscientes! Los que lo solicitan en su inmensa mayoría no tienen ni idea de lo que están pidiendo. Organizar trabajos de reconstrucción y asistencia a damnificados no es tan fácil como armar unas carnitas asadas. Los que piden que el gobierno saque las manos han de pensar que todo está papita y que basta con recibir las latas de atún, las medicinas y dárselas a quienes se formen en la fila.

Los procesos son complejos. La ayuda hay que recibirla, cuantificarla, clasificarla, verificarla y nuevamente distribuirla. Y cada uno de esos pasos tiene subprocesos aún más complejos.
A una semana del temblor de la CDMX, Puebla, Morelos y el Estado de México, y a más de quince días del terremoto de Oaxaca y Chiapas… ¿Qué es lo que el Gobierno no quiere que sepas? No quiere que sepas de información falsa y manipulada porque disminuye la ayuda.

¿Qué es lo que el Gobierno no quiere que sepas? No quiere que sepas de personas que en su espíritu de colaboración están contaminando el ambiente.

¿Qué es lo que el Gobierno no quiere que sepas? No quiere que sepas del escombro virtual que obnubila la vista.

¿Qué es lo que realmente urge compartir? Urge compartir que la ayuda ha disminuido. Urge compartir que la decisión oficial es continuar con la búsqueda de desaparecidos hasta agotar todas las posibilidades. Urge compartir que el sismo y los damnificados no son cosa de moda, sino que pasarán días, semanas, meses y hasta años, para que logre recuperarse lo perdido. Urge compartir que hay cosas que no debemos compartir. Urge que se ponga Usted las pilas y deje de compartir “Por si acaso”.


@atticuss1910
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.