Fractura en las relaciones Gobierno-Coatza

Fractura en las relaciones Gobierno-Coatza

El secuestro del contador Elías Omry Gutiérrez Gordillo, Director General de Ingresos del Ayuntamiento de Coatzacoalcos, dejó evidencia la fractura que existe entre el alcalde y el Gobierno del Estado.

La crisis de inseguridad en Coatzacoalcos golpeó la propia puerta del Palacio Municipal del antiguo Puerto México. Un funcionario de alto nivel fue privado de su libertad en una zona conflictiva, la más conflictiva, del estado de Veracruz. Y aunque fue liberado luego de horas de angustia y opacidad informativa, lo único que se ventiló fue la otra crisis, la de las relaciones entre el alcalde Víctor Carranza Rosaldo y el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Y es que a pesar que Carranza Rosaldo informó mediante un comunicado de prensa que el caso fue turnado inmediatamente a las autoridades correspondientes para que se activaran los protocolos de seguridad, la realidad es que nadie sabe a qué autoridades acudió. Cuando menos no lo hizo al Grupo  de Coordinación activo en la zona que atiende los delitos de secuestro y privación de la libertad, y tampoco lo hizo con el Gobernador a quien -según él mismo señaló- no le tomó ni la llamada.

Y en medio de ese mar opaco reventando las redes sociales con el ímpetu del Golfo de México, todo se volvió un tema político cuando la diputada federal Rocío Nahle subió un tuit en que señaló “Coatzacoalcos como el resto del edo. de Veracruz, sufre el embate de la inseguridad; es una irresponsabilidad del Gobernador al deslindarse de secuestros acusando a los alcaldes de morena que "no le toman la llamada” (sic)”.

Un par de horas después que la diputada tuiteó lo anterior, el propio alcalde confirmó vía telefónica a la XEU que el funcionario privado de la libertad ya se encontraba sano y salvo en su domicilio, aunque no dio mayores detalles. Es decir, tuvo tiempo de atender la llamada de una estación de radio, pero no tuvo tiempo de atender la llamada del gobernador. Y por su parte, Rocío Nahle de la liberación guardó silencio y no sacó ningún otro tuit siquiera dándole gracias al cielo por la vida de Elías Omry.

Ojalá las partes logren los acuerdos necesarios. No es difícil cuando los beneficiados son los ciudadanos. Cuando menos de parte del Gobernador Yunes Linares parece que hay puentes tendidos, quien además aseguró que tiene una relación institucional con los 212 alcaldes, “pero si hay algún alcalde que no le quiere tomar la llamada al Gobernador y no quiere coordinar su actividad con las del Gobierno del Estado, yo respeto esa decisión”.

¿Piensa que esto es un tema de partidos políticos porque uno es de Morena y otro del PAN? Tal vez pueda comparar las relaciones que ahora, curiosamente, parecen tener el gobernador y el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero. De él Yunes Linares aseguró este mismo día, “le tengo respeto, es un hombre que entiende que para trabajar en bien de Xalapa se necesita trabajar coordinados. Ahora que llegó la Policía Militar hablé con él para comentarle y él manifestó su beneplácito con esta decisión y nos estaremos reuniendo para comentar cómo operarán los cuerpos de policía en Xalapa y para revisar el proceso de creación de la policía municipal de Xalapa”.

Cualquier problema que tenga Víctor Carranza con el gobernador, o viceversa, tienen que resolverlo. Dirían los clásicos, uno como quiera, pero ¿las criaturas?

¡Caray don Víctor! En estos tiempos un vaso con agua, la clave del WiFi y una llamadita no se le debe negar a nadie.

@atticuss1910

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.