Pinete, se quiebra, pero no se dobla

Pinete, se quiebra, pero no se dobla

La principal diferencia entre María del Carmen Pinete Vargas y las otras fuertes aspirantes a la precandidatura al Senado por el PRI fue una sola: convicción.

A Elízabeth Morales y Anilú Ingram Vallines las vimos exhibirse por meses en columnas y opiniones periodísticas. Ambas comenzaron hace casi medio año un inequívoco caudal de pasarelas frente a los medios de comunicación enfocadas en una sola cosa, la postulación al Senado. Todos lo sabían, era imposible no detectar esa intención. Y pese a que todos lo sabían, pecaron en exceso del remoloneo y en no aceptar lo que por terceras personas deslizaban.

Ambas son cuadros importantes y ambas tienen la facultad de la tenacidad, pero les faltó convicción y decisión. Y mientras ellas jugaban al gato y el ratón, la diputada federal María del Carmen Pinete Vargas se les coló por la izquierda.

Desde el pasado 24 de octubre www.politicaaldia.com consignó en su columna “Política Express”, la declaración de Pinete: “Yo sí le entro”.

A base de riñones Pinete ha logrado triunfos dignos de destacarse. Le ha ganado elecciones a los Guzmán Avilés, virtuales dueños políticos de la comarca tontoyuquense. Ha sido presidenta municipal de Tantoyuca 1995-1997; Diputada Federal por ese distrito 2006-2009 y les repitió la dosis en la actual LXIII legislatura.

Política al Día consignó desde octubre que la diputada era vista con interés por las fuerzas priistas centrales y que había señales en el horizonte que había que notar: 1) Fue designada Secretaria en la Mesa Directiva de la Permanente del Congreso de la Unión; 2) Mantenía constante comunicación con secretarios como José Antonio Meade, Osorio Chong y Aurelio Nuño; pero sobre todo 3) En Los Pinos reconocen que Tantoyuca es el padrón azul más grande en Veracruz, que Pinete los ha derrotado varias veces allí y que le dio a Peña Nieto la mayor cantidad de votos en su campaña presidencial en el Estado.

Muchos de los que piensan que Pinete fue la gran sorpresa tal vez se dejaron cegar por los ‘litros de tinta’ regados a favor de las delegadas y no quisieron ver que la política ya no se sostiene sobre los mismos valores y formalidades de hace veinte años.

Desde hace tres meses se consignó aquí la importancia y trayectoria de Maru Pinete, y ahora es tiempo de consignar lo que podrá hacer en estas elecciones. Conozco a valiosas mujeres priistas, Elízabeth Morales y Anilú Ingram entre ellas, pero en estos tiempos la voluntad, convicción y decisión de Pinete pudo más.

Este mismo lunes tuve la oportunidad de que me diera una entrevista exclusiva y me llamó la atención su carácter y el no andarse por las ramas.

La diputada me dijo: “María del Carmen Pinete se ha formado en un ambiente fuerte, en un ambiente siempre adverso para una servidora, no soy rebelde, sin embargo soy firme en mis convicciones, soy una mujer de carácter, soy una mujer de compromisos, una mujer de resultados y mi forma de ser es fuerte, es sensible. Tengo carácter y no me doblego. Por eso dije (en su registro) que no iba porque me lo solicitara mi partido, iba con una gran convicción, con una gran decisión de que mi partido necesita cuadros que le den votos, cuadros garantes, cuadros honorables y que sin menospreciar a nadie sentía que era la circunstancia la que me daba la oportunidad”.

Hoy escucho a Pinete y cuando dice “tengo carácter y no me doblego”, no puedo más que recordar la frase “me quiebro, pero no me doblo". 

Hoy Pinete está por lograr lo que ninguna huasteca anteriormente había logrado, estar en la boleta para el Senado. ¿Cómo le irá? El 2 de julio se lo digo.

@atticuss1910

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.