Marchemos otra vez, para quitar esa sonrisa cínica al gobernador

Marchemos otra vez, para quitar esa sonrisa cínica al gobernador

 

Yo podría decir que la rectora Sara Ladrón de Guevara entendió por fin el momento histórico que le ha tocado vivir. Ella podría decir que este es el momento preciso para dejar por un momento las negociaciones y salir a las calles a expresar la postura firme de una institución que ha sobrevivido más de 70 años. Yo podría decir que el miedo se le ha disipado y que la indignación ante la respuesta nula de las autoridades estatales es mayor y por eso se ha decidido a participar en la marcha del jueves 10 de marzo. Ella podría decir que no hubo tal miedo, que sólo ha actuado con responsabilidad y que esa responsabilidad la lleva a actuar ahora con más firmeza.

Una de las razones por las que Sara Ladrón de Guevara no participó en la marcha pasada fue por el temor de que surgieran infiltrados que cambiaran el rumbo de la marcha y que en lugar de exigir al gobierno el pago de los adeudos, se le voltearan y se fueran en contra de ella. Era un riesgo bien calculado. Sin embargo la marcha pasada fue absorbida totalmente por la comunidad universitaria. La respuesta de los universitarios fue más que ejemplar. La marcha terminó en una fiesta llena de libertad en donde cada grupo social, artístico e intelectual mostró a su manera el repudio hacia un gobierno estatal que ha tratado a la Universidad Veracruzana como una mantenida.

La marcha pasada fue una demostración de fuerza, una demostración en donde se vio el estado de salud moral de una institución que está por encima de un minigobierno decadente.

La respuesta de Javier Duarte a la primera marcha por la autonomía de la UV fue negativa, según las propias autoridades universitarias al gobernador no se le ve ninguna intención de cumplir con los compromisos de pago que él mismo reconoció. Ese capricho criminal del mandatario, o esa incapacidad administrativa de su secretario de Finanzas están poniendo en riesgo a toda la institución. El gobierno es quien quiere ver incapacitada a la UV. Aunque parezca increíble, la permanencia de la Universidad Veracruzana está en riesgo y todo gracias a una administración estatal que saqueó al estado de Veracruz.

Es por ello que debemos salir a marchar, “en contra de las acciones que lesionan a la UV”, según lo dice la convocatoria del Consejo Universitario. Hay que salir a las calles para “exigir” que se entregue de inmediato los dos mil millones de pesos que pertenecen a la UV. Debemos salir a las plazas todos aquellos que hemos obtenido algún beneficio de nuestra universidad. Debemos demostrar que una camarilla de ladrones no puede simplemente saquear nuestra casa para después huir al exilio de la impunidad.

Esta vez la marcha será encabezada por la rectora Sara Ladrón de Guevara. Que no le quede duda a la rectora que los participantes de la marcha estarán muy atentos para que esta se desarrolle de manera pacífica, abierta, sin afectar los derechos de terceros. Por supuesto se deberá prestar atención por si algún anarquista quiere reventar la marcha, o por si algún grupo lleve intenciones de cambiar el rumbo de la marcha; no debe haber agresiones en contra de ningún participante de esta marcha y mucho menos a la rectora que la encabezará.

El gobierno debe entender, debe quedarle claro que no se puede tratar de manera vil a una institución tan noble. Se debe dejar un precedente para que en adelante cualquier tirano de pacotilla se disuada de querer apropiarse de los recursos que le pertenecen a la Universidad Veracruzana. Es el momento de que toda la comunidad universitaria salga a las calles para quitarle de la cara al gobernador esa sonrisa cínica, la misma que tenía en el rostro cuando una madre orizabeña le exigía cuantas sobre su hija desaparecida: ¡Quite su sonrisa, señor gobernador!

En este momento #TodosSomosUV y saldremos a la calle para defender a nuestra Alma Mater.

Postdata 1: Nuestro pésame a don Alfonso Salces

Vaya mi más sentido pésame a don Alfonso Salces y a su familia por la lamentable pérdida de su hermana Sarita Salces Fernández. Espero con anhelo que Dios Todopoderoso, quien es todo misericordia les otorgue el consuelo que en estos momentos requieren.

Armando Ortiz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.