Córsica Ramírez Tubilla y su año de Hidalgo

Córsica Ramírez Tubilla y su año de Hidalgo

 

En las últimas semanas, como bien señala el periodista Aurelio Contreras en su columna Rúbrica, el de Javier Duarte ha sido un gobierno a control remoto, un gobierno vía twitter. A pesar de tanto descalabro que el gobernador ha llevado en esta red social, parece ser que éste no se ha dado cuenta de lo riesgoso que significa manejar mal esta herramienta cibernética. Una vez que alguien como él, digo, un gobernador de Veracruz, declara algo vía twitter, de inmediato la gente lo capta lo difunde, lo interpreta y lo mal interpreta. Una vez que se suelta el twitter ya no hay manera de echarse para atrás. Sí, se puede borrar el mensaje, pero nunca falta el acomedido que tomó una foto del mensaje y la empieza a difundir por las otras redes sociales.

Pues esta actividad creciente del gobernador en el twitter se debe en parte al manejo que de su cuenta está haciendo una oficina que comanda la prima incómoda, Córsica Ramírez Tubilla. Ya varios periodistas, entre ellos Claudia Guerrero han señalado los grandes negocios que la señora Córsica ha estado haciendo con el montaje de espectáculos para el gobierno del estado.

Ese nepotismo ya ha trascendido. En el portal Sinembargo.mx, que está muy al pendiente de los asuntos de Veracruz, se publicó una nota en abril de 2015 donde dice que “Javier Duarte puso a varios familiares al frente de eventos millonarios”. En ese artículo se comenta: “Tras la salida de Gina Domínguez Colío del área de comunicación social del estado, entró al relevo Córsica Ramírez Tubilla, otra prima de Karime Macías, quien sería la encargada de “rescatar” la imagen del Gobernador en los medios y las redes sociales, convirtiéndose en la Directora de Estrategia Digital del estado.

Hay cosas que uno no puede entender de Javier Duarte. Primero durante tres años permitió que la señora Domínguez Colío lo empinara, lo exhibiera, lo mal informara y lo enemistara con los periodistas. Tres años la tuvo Javier Duarte y uno se pregunta, ¿por qué la aguantó tanto tiempo a pesar de los evidentes fracasos en la comunicación social? Pues en este último tramo de su sexenio, en donde se requiere que su imagen se recomponga, el gobernador le está dejando el trabajo a Córsica Ramírez Tubilla, prima de su esposa Karime Macías Tubilla. Está mujer se ha empoderado de tal manera en el gobierno de Duarte que incluso tacha de “pendejo” a Harry Grappa, secretario de Turismo, enfrente de sus empleados; pues la señora, gracias a la venia de la familia, ya echó raíces y negocios en esa dependencia.

Pero hasta eso el trabajo que realiza manejando la imagen de Javier Duarte lo hace mal. En uno de los últimos twitters enviados por la oficina de Córsica se lee lo siguiente: “No obstante el desgaste político, mediático, físico y moral, no cederé ni un milímetro en la lucha frontal contra el crimen organizado”. ¿Desgaste político, mediático, físico y moral? Es ese el gobernador que ellos quieren mostrar, ¿desgastado moralmente, políticamente?

La tal Córsica, como si no se diera cuenta de la situación por la que pasa el gobierno de Javier Duarte, sigue con sus aires de prepotencia, moviendo ahí, negociando acá, saqueando allá, pues para ella el año de Hidalgo empezó hace ya varios meses. Esas cosas no entendemos de Javier, ¿por qué dejar que personas tan nefastas terminen por arruinar más su deteriorada imagen?

Armando Ortiz Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.