Karime Macías, la inocente

Karime Macías, la inocente

Dice la canción de Consuelito Velázquez, “si te vienen a contar cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui”. Nueve meses se tardó Karime Macías, la inocente, para reclamar los objetos que según ella le pertenecen. Claro, en ese tiempo su marido fue a parar a la cárcel, y lo único que a ella le importaba era huir del país para que no corriera la misma suerte que su consorte. Ahora que anda pidiendo asilo político, pues tiene que verse como perseguida, tiene que verse como inocente. Seguro ya mandó su solicitud al gobierno del Reino Unido con la advertencia de lo que dice la canción de Consuelito Velazquez, “si te vienen a contar cositas malas de mí, manda a todos a volar y diles que yo no fui”. Los abogados le debieron aconsejar que para obtener el asilo político tenía que armar todo un show para que los ciudadanos sajones se dieran cuenta de como trata el gobierno de Veracruz a una de sus hijas pródigas. Tan pródiga que hasta un hospital llevaba su nombre; tan pródiga que, según datos del periódico Reforma, la señora gastaba en tiendas departamentales de lujo, hasta un millón 725 mil dólares en dos años. Ella les fue a decir por allá que no fue, pero los cómplices de Duarte que ya han declarado, dicen que ella sí fue. ¡Por favor Karime, no te hagas la inocente!

Karime Macías, que su “merezco abundancia” era espiritual; pero se gastaba hasta 80 mil dólares en un día de compras

Entre los muchos reclamos que hace Karime Macías en una carta enviada a la Fiscalía General del Estado, está el hecho de sentirse invadida en su intimidad. Pero lo que más le duele es que hayan interpretado un mantra espiritual, como una invocación a la codicia. Ella dice que el “sí merezco abundancia” fue tergiversado con el propósito de darle un sesgo delictivo sin el menor escrúpulo. Karime Macías grita “yo no estoy loca”, “yo no soy codiciosa”, sin embargo, los hechos demuestran que la esposa de Javier Duarte tenía una compulsión obsesiva por hacerse de bienes. Pobre de Moisés Mansur, cuya confesión está en video, donde afirma que le dio una tarjeta de crédito adicional a Karime Macías, con la que pagaba todo lo que compraba en las mejores tiendas. Según reportes periodísticos Karime en un solo día, hizo compras por 80 mil 978 dólares en la tienda Bergdorf Goodman, el almacén más exclusivo de Nueva York. Otro medio reportaba que en agosto de 2011 “gastó en el centro comercial The Galleria, en Houston 37 mil 373 dólares en Neiman Marcus, otra tienda departamental de lujo”. Pues muy espiritual muy espiritual no se veía la señora Karime, la que merece abundancia.

Paty Peña cree que, tomándose selfis con el ungido, ella será candidata; en el sur la repudian

Pues por muchas fotos que se tome Paty Peña, “la consentida del profesor” Juan Nicolás Callejas, con Miguel Ángel Yunes Márquez, va a estar muy difícil, primero, que los panistas de arraigo la dejen ser candidata para una diputación en algún distrito de la zona sur; segundo, aún si consigue la candidatura va a ser imposible que gane. Y es que a Patricia Peña todo mundo la conoce como una política nociva a quien saludaban sólo porque era “la consentida del profesor”. Pero una vez fallecido “el cacique romántico”, por ella no hay quien dé 20 centavos. A ella la rechazaron los maestros cuando pretendió ser la dirigente de la Sección 32 del SNTE; no pudo serlo ni con el apoyo de su mentor. En el sur está más quemada que una charamusca. Uno de loas actores políticos del sur la describió de la siguiente manera: “Patricia Peña Recio es cáustica. Todo lo corroe. Su peor momento, siendo diputada federal, fue aquel en que tildó a los migrantes indocumentados de ‘rateros, prostitutas y delincuentes’”. Ah, pero ella cree que, tomándose selfis con el ungido, pues ella también recibirá la unción.

Armando Ortiz Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.