¿Dónde quedó la congruencia? Eduardo Sánchez Macías candidato de PAN-PRD-MC

¿Dónde quedó la congruencia? Eduardo Sánchez Macías candidato de PAN-PRD-MC

En su momento se informó que los hermanos Sánchez Macías, con sus periódicos impresos, se quedaban con la cuarta parte del total de los convenios en el Congreso del estado; al menos así fue en 2016. También se informó que los Sánchez Macías, primos de Karime Macías de Duarte, se querían quedar con unos terrenos por Martínez de la Torre. El portal informativo Golpe Político señalaba que los Sánchez Macías extorsionaban a empresarios de su región y a los propios diputados de la Legislatura pasada. Pues uno de estos “angelitos”, el que fuera diputado, Eduardo Sánchez Macías, será candidato de la alianza PAN-PRD-MC. El espacio se lo consiguió Dante Delgado, líder de Movimiento Ciudadano. Quizá por ello se resistía tanto Dante a dar el sí en la conformación de la alianza en Veracruz, porque el señor quería poner innombrables en algunos espacios, y uno de ellos es Eduardo Sánchez Macías. Ahora los panistas tendrán que hacer de tripas corazón, aguantarse el asco y apoyar a su futuro abanderado para una diputación federal. ¿Dónde quedó la congruencia?

Se va Osorio Chong de Segob; por disciplinado, premio de consolación, el Senado

Cinco años estuvo Miguel Ángel Osorio Chong en la Secretaría de Gobernación, cinco años en los que se vio envuelto en situaciones difíciles de las que pudo salir avante. Por su desempeño en esta Secretaría, Osorio pensó que merecía aspirar a la presidencia de la República, y así se lo hizo saber al presidente Peña que lo puso en la jugada. Al ver el desempeño de Aurelio Nuño, menos político, menos conciliador, y más consentido, Osorio pensó que la candidatura del PRI era suya. Pero Osorio pasó por alto un detalle importante, él era empleado de Peña Nieto, cuando mucho aliado, pero en honor a la verdad, Osorio Chong no era amigo del presidente como si lo era Luis Videgaray, Aurelio Nuño y ahora José Antonio Meade. Muy tarde se dio cuenta el hidalguense que la jugada no era con él, aunque disciplinado aceptó la decisión del presidente sin hacer aspavientos. Esa disciplina será bien recompensada pues él, a diferencia de otros funcionarios, ya tiene asegurado un escaño en la Cámara de Senadores; en su mensaje de despedida vía Twitter lo deja ver: “Amo y me debo a México. Y seguiré trabajando por este gran país convencido de que la buena política, la del diálogo y los acuerdos, es la herramienta para que a México le vaya cada vez mejor”.

Con la salida del “chino”, Anilú Íngram ya no será senadora, y si quiere una diputación se la tendrá que ganar a pie

Quien la viera, tan bonita, tan modosita, todo un “talento de televisión” y ya perdió toda esperanza de ser senadora de la República. Nos referimos a Anilú Íngram, todavía delegada de Sedesol, quien ya se sentía senadora y por lo mismo, aspirante a la gubernatura del estado para el 2024. Pero a su “chino” lo quitaron de Gobernación y ella se quedó como la “muñeca fea”, escondida por los rincones, temerosa que alguien la vea. De buena fuente nos enteramos que la mujer que irá en la fórmula priista para el Senado será Sonia Sánchez de Chirinos. ¿Cómo le hizo la señora para conseguir ese espacio? Habría que preguntarle a Héctor Yunes, que es quien la promovió. Ahora la pobre Anilú tendrá que pelear una diputación plurinominal, pero está tan desamparada, tan desconsolada, que por ahí dicen que si quiere llegar a la Cámara de Diputados tendrá que ganarse la curul con el sudor de su frente, de modo que lo más seguro es que la pongan a caminar el distrito de Veracruz, donde por cierto ya perdió. Lo que son las cosas; ya lo dice el dicho: “Como la rueda de la fortuna es la vida, a veces estamos abajo, a veces estamos arriba”.

Armando Ortiz Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.