Javier Duarte trapea pasillos y asea sanitarios en cárcel de Guatemala

Javier Duarte trapea pasillos y asea sanitarios en cárcel de Guatemala

Aunque muchos alegan que Javier Duarte podría pagar para que otros hicieran sus tareas (la fajina le llaman), no hay que olvidar que es un preso muy especial (odiado pues), por lo tanto, no sería de extrañar que los militares guatemaltecos le tuvieran una vigilancia especial para que no tenga ningún tipo de privilegio…así pues, mientras su esposa Karime Macías se da vida de reina (literal), en Londres (con el dinero de los veracruzanos y el consentimiento de Peña Nieto, obvio), el ex gobernador de Veracruz tiene hacer entrarle a la chamba en el frescobote…chequen, nos cuenta el periodista Alejandro Guerrero en su columna Al Respecto: “Una severa crisis de ansiedad nocturna autorizó que Javier Duarte elevara sus dosis de antidepresivos. Ya no le suministran una pastilla diaria, aumentaron media tableta. Los episodios de trastorno mental del ex gobernador obedecen, según me comparten, al bullying psicológico que recibe de custodios e internos. A Duarte le asignaron la limpieza de algunos pasillos donde están las celdas de los reos con liderazgo. Me cuentan que al estar pasando la jerga, los Maras le amenazan y gritan de todo. De alguna forma saben que vivía entre excesivos lujos, y que además, sus seres queridos podrían haberlo dejado a su suerte. Dale gordito; te vamos a madrear, mexicano; limpia bien, después te vamos a limpiar nosotros; ¿es cierto que te quedaste solito, mexicanito?, le dicen los Maras mientras moja el mechudo en la cubeta con agua enjabonada. No sólo asea pisos, también algunos sanitarios. Javier Duarte casi no habla; cuando camina, intenta no socializar, aunque en realidad pocos desean entablar relación con él. Ha logrado charlar un poco más con algunos custodios, pues los Maras lo traen "cortito" bajo sus consignas. El veracruzano siente eterna la espera para su audiencia de extradición”

México

Más Artículos