Que Claudia Ruiz Massieu podría correr la misma suerte de Rosario Robles

Que Claudia Ruiz Massieu podría correr la misma suerte de Rosario Robles

Eso comenta José Ureña en su columna Teléfono Rojo, no olvidemos que la ex presidenta del PRI es sobrina de Carlos Salinas de Gortari, chequen el dato: “El cerco se estrecha sobre colaboradores más cercanos de Enrique Peña Nieto. La primera señalada fue, ya lo sabemos, la doble ex secretaria de Estado Rosario Robles. Está en la cárcel pese a acusaciones impugnadas por sus abogados y atrás de ella han sido señalados varios de sus colaboradores, los amparados Emilio Zebadúa y Ramón Sosamontes. Ninguno de ellos tiene marca priísta, aunque hayan servido a un gobierno teóricamente surgido del PRI pero con un hombre de carisma propio. Los siguientes en la fila sí están plenamente identificados con el priismo y, más específicamente, con el ahora cuestionado Peña Nieto. Demos los nombres y luego los datos de los indicios: son Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo a mitad de la administración; Rodolfo López Negrete, ex director del Consejo de Promoción Turística de México, y Eduardo Sánchez, ex vocero de la Presidencia. Cuentan los testigos: El jueves Santiago Nieto tuvo audiencia en Palacio Nacional. Ahí presentó algunos datos, propuso ahondar muchas investigaciones y recibió el aval para todas, aunque horas después de su salida solamente haya dado avances. Uno por Twitter el viernes 20 de septiembre a las 7:59 horas: “Hemos analizado la información del Consejo de Promoción Turística de México. Coincido con la información de @Sectur_mx y su titular @TorrucoTurismo. Existen pagos superfluos y un posible desvío a cuentas propias y a cuentas en el extranjero. Presentaremos la denuncia”. Aquí agregamos los nombres, hoy ya bajo investigación del fiscal Alejandro Gertz Manero con señalamientos específicos de la Unidad de Inteligencia Financiera. Y damos más datos: Amén de probables desvíos de recursos, las rutas de la averiguación llevan hacia propiedades particulares -costosas mansiones, dicen los informantes- supuestamente adquiridas con dinero público. Todavía están en etapa de valoración montos y mecanismos de exacción, pero se habla de cinco mil millones de pesos en los últimos tres años del sexenio”