Octubre con 2 mil 337 ejecutados

Octubre con 2 mil 337 ejecutados

CIUDAD DE MÉXICO.- Un total de 2 mil 317 homicidios dolosos se registraron en el país durante el mes de octubre, con lo que se dio una disminución de 149 asesinatos, es decir el 6 por ciento, aproximadamente, en comparación con el pasado mes de septiembre cuando ocurrieron 2 mil 486 asesinatos ligados al crimen organizado.

Otra vez, como al principio del presente régimen, la inseguridad sistemática se hizo presente en Guanajuato que figuró como el estado más violento, seguido de Michoacán y el Estado de México.

De acuerdo con La Opinión de México, Zacatecas, al igual que el mes pasado, volvió a figurar en el quinto lugar en muertes violentas después del estado de Jalisco.

En la entidad donde “la vida no vale nada”, hubo 293 crímenes; Michoacán, con 243; Estado de México, 234; Jalisco, 169; Zacatecas, 137; Chihuahua, 110; Baja California, 99; Ciudad de México, 71 y Quintana Roo, con 51.

De acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en Baja California Sur no se registró una sola muerte vinculada al crimen organizado; en Aguascalientes, 9 y en Campeche solamente una.

La disminución en el número de homicidios fue mínima. Los domingos 17 y 31 se registraron 92 y 106 muertes, respectivamente y el más bajo fue el jueves 14, con 59 decesos.

No obstante, los cinco fines de semana que conformaron el mes de octubre se mantuvieron en un nivel alto, ya que todos ellos sobrepasaron los 200 crímenes ligados a la delincuencia organizada.

 

El más elevado fue del viernes 8 al domingo 10, con 238 muertes; del viernes 15 al domingo 17, 234; los otros tres restantes, 220, 223 y 225.

Otro dato que confirma la elevada violencia que privan en los estados que ocupan los tres primeros lugares en inseguridad: Guanajuato, Michoacán y Estado de México, fue que el jueves 25 se registraron 13 muertes en el primero, 12 en el segundo y 10 en el tercero, aunque también en Zacatecas hubo el mismo número de fallecimientos.

Conforme a la organización no gubernamental, Causa en Común, en lo que va del 2021 son ya 293 policías asesinados, de los cuales 128 eran agentes municipales, 130 estatales y 35 federales, lo que representa que dos policías han perdido la vida en el país cada día, aproximadamente.

Tan sólo del 24 al 30 del pasado mes de septiembre, cinco murieron en cumplimiento del deber en los estados de Baja California, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas.

Este último estado ha repuntado no sólo en ejecuciones, sino también en desapariciones, según describe la señora Guillermina Camacho, madre de Jorge Alberto Salinas, de quien ignora su paradero desde el 24 de marzo de 2017.

Indicó que hace unos años en Zacatecas había en promedio tres desaparecidos al mes, ahora el problema se ha agravado porque son más de 20 a la semana”.

María de la Luz Domínguez Campos, titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dijo que en la entidad han sido localizadas 337 fosas clandestinas y que en el estado hay 2 mil 313 personas desaparecidas hasta agosto de 2021, de las cuales aún no son localizadas mil 392.

Entre los casos más sobresalientes, por el número de fallecimientos o por las circunstancias y peculiaridad cómo ocurrieron, figuran los siguientes.

El sábado 2, el cuerpo de Daniel Cipolat, un argentino radicado en Quintana Roo, que desapareció el pasado 3 de septiembre, fue hallado enterrado en el jardín de su propia casa en Cancún. La Fiscalía General de Quintana Roo detalló que el cuerpo del extranjero pudo haber sido sepultado por su pareja sentimental. Las investigaciones continúan abiertas.

Con el asesinato del fotoperiodista Alfredo Cardozo Echeverría, en el puerto de Acapulco, suman ya ocho comunicadores victimados en los 10 meses del año y un total de 47 periodistas muertos en los 35 meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los últimos comunicadores asesinados, fueron Fredy López Arévalo, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, ocurrido el jueves 28 y Jesús Manuel González Reyes, ocurrido el pasado 28 de septiembre en Cuernavaca, Morelos. También se reporta la desaparición de dos comunicadores.

En el caso de Cardozo Echeverría, fue sacado de su domicilio la madrugada del viernes 29, en la colonia Loma Bonita, en Acapulco, por varios sujetos armados. Horas después fue localizado con vida cerca de su casa, pero ya había sido golpeado, torturado y presentaba cinco impactos de bala.

Por la gravedad de sus heridas, fue trasladado hasta una clínica del IMSS en el mismo puerto y tras de ser intervenido quedó internado, sin embargo no pudo sobrevivir y la tarde de ayer domingo, finalmente falleció.

Al respecto no ha habido pronu8nciamiento alguno de las autoridades municipales de Acapulco ni de las estatales.

En el estado de Jalisco, gatilleros del Cártel Jalisco Nueva Generación emboscaron un convoy del Ejército Mexicano sobre la carretera carretera Jilotián-Tepalcatepec, a la altura de la comunidad de Taninhuan. Dos soldados murieron y dos más quedaron lesionados.

El domingo 3, luego de la ejecución del coordinador de la Policía en el municipio de Cadereyta, Nuevo León, un hombre murió y otro resultó herido cuando les dispararon desde una motocicleta en el cruce de las calles Vista Hermosa y Puerto Cozumel, en la Colonia Bella Vista.

Los cuerpos de cinco personas fueron encontrados la madrugada del lunes 4 sobre la Carretera Internacional, entre Hermosillo y Magdalena de Kino, Sonora. Una de las víctimas tenía encima una cartulina en la que amenazaban a los que roban en ranchos.

En el municipio de Tempoal, Veracruz, fue asesinado Antonio Argüelles Guerrero, dirigente de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM).

Rosendo Castro, policía municipal de León, Guanajuato, fue asesinado el martes 5 por sujetos armados en la Colonia San Isidro mientras resguardaba a una mujer amenazada por sicarios. Con ese crimen suman dos elementos municipales acribillados en cinco días.

La organización civil “Causa en Común” tiene el reporte de otras dos agresiones contra agentes de León en este 2021, uno de ellos el 18 de enero, en la Colonia Granjero, y otro el 5 de mayo pasado, en la Colonia Saucillo de la Joya.

La mañana del miércoles 6 fueron encontrados los cuerpos sin vida de tres hombres en San Luis Potosí, Tenían signos de tortura y junto a ellos había una cartulina con un mensaje de la delincuencia organizada. Dos de ellos eran policías de la Dirección General de Seguridad Pública del municipio de Cedral, que desaparecieron la madrugada del 3 de octubre, cuando acudieron a atender un reporte de robo.

En Michoacán mataron a otros tres policías y a un taxista, tras atacar la estación de la Policía Municipal de Tlalpujahua. Los cuatro fueron asesinados por un comando que viajaba en al menos tres camionetas.

Cuatro mujeres fueron asesinadas el miércoles 6 en la ciudad de Celaya y sus cuerpos fueron arrojados a la vía pública. Los cadáveres, que presentaban huellas de tortura y estaban apilados y maniatados, fueron descubiertos en la calle Hierbabuena del fraccionamiento Campo Azul.

En un enfrentamiento entre agentes de la Fiscalía de Guanajuato con gatilleros, en la comunidad de Caleras de ameche, en Apaseo El Grande, Guanajuato, hubo un saldo de tres presuntos sicarios muertos.

En Llano de Nopales, municipio de Metlatónoc, en la Montaña de Guerrero, el sábado 9, fueron emboscadas cinco personas, tres hombres y dos mujeres. Un día después la policía confirmó el hecho e informó que en el ataque murieron Benjamín, Félix, Adalid, Erika y Daysi.

Otros cuatro policías fueron acribillados a plena luz del día en las inmediaciones del Multiforo, a unos metros de las instalaciones del C5, en Zacatecas. El ataque armado causó pánico entre las familias que disfrutaban de un torneo infantil de fútbol, en un campo deportivo que está frente a las instalaciones policíacas.

Vecinos de la colonia San Pablo, ejido Santa María, en Chimalhuacán, Estado de México, retuvieron a dos oficiales, luego que uno de ellos disparara a dos vecinos, uno de los cuales falleció. Debido a que los oficiales fueron rescatados por elementos de la Guardia Nacional y policías estatales, los inconformes quemaron dos patrullas.

Hasta el domingo 10, al menos 19 policías municipales fueron asesinados a balazos en los estados de Michoacán, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Estado de México, Quintana Roo, Nuevo León y Aguascalientes.

Tras la toma de posesión de los nuevos ayuntamientos en Guanajuato, 10 personas fueron asesinadas a balazos en las ciudades de Irapuato y León, y cinco más resultaron heridas en un tiroteo, en Celaya. Los hechos ocurrieron durante la noche del domingo 10 y el mediodía del lunes 11.

Entre el sábado 9 y el lunes 12, grupos armados asesinaron a dos niños, uno de ellos de menos de un año de nacido. La Fiscalía de Sonora reportó que una familia, conformada por una pareja y un menor de 3 años de edad, fue agredida a balazos en Ciudad Obregón, lo que provocó la muerte del niño. En Quintana Roo, un hombre y su hijo de siete meses, fueron asesinados en su domicilio de la comunidad de Akumal, en el municipio de Tulum.

Tres mujeres fueron asesinadas en Jalisco durante la noche del martes 12 y la madrugada del miércoles 13. Un doble homicidio ocurrió en el municipio de Casimiro Castillo, mientras que el tercer crimen fue perpetrado en la colonia Rancho Nuevo, en Guadalajara.

El jueves 14, el director del Centro de Readaptación Social de Colima, Román Buenrostro Campos, fue asesinado junto con su escolta. La esposa del funcionario también resultó herida por arma de fuego. La agresión ocurrió en el municipio de Villa de Álvarez, afuera del domicilio particular de Buenrostro Campos. Durante el ataque, el escolta del funcionario logró abatir a uno de los agresores, sin embargo también fue herido y horas después falleció.

En los límites entre Tamaulipas y Nuevo León, en la zona norte, ocurrió un enfrentamiento entre pistoleros de los cárteles del Noreste y del Golfo. Seis vehículos conocidos como monstruos fueron incendiados y dentro de uno de ellos se encontraron a dos gatilleros muertos.

Ese mismo día, dos sujetos a bordo de una motocicleta persiguieron y dispararon contra una camioneta negra en los carriles centrales de Circuito Interior; el escolta militar a bordo de la Denali GMC respondió con balazos, mientras que el conductor decidió embestirlos. Una de las máquinas quedó atrapada entre las ruedas de la camioneta y fue empujada hasta la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Uno de los agresores murió y el empresario Eduardo Beaven Magaña resultó herido. Apenas el pasado 12 de septiembre el empresario, dueño del restaurante Rosa Negra, en Tulum, Quintana Roo, fue atacado.

Por espacio de más de seis horas, los habitantes de Matamoros, Tamaulipas, se vieron envueltos en balaceras, persecuciones, bloqueos viales y vehículos robados e incendiados por grupos del crimen organizado, que dejaron un saldo extraoficial de al menos cuatro pistoleros abatidos.

En otra acción, derivada de los mismos hechos, un pistolero que pretendía huir en una camioneta pick up, fue herido e impactó la unidad contra un puesto de tacos. El presunto delincuente falleció mientras que el vendedor resultó lesionado al igual que uno de los clientes.

El lunes 18, seis hombres fueron asesinados en un ataque a balazos en las inmediaciones del bar “Cantina la 25 Cervecería” en Morelia, Michoacán. Otras dos personas resultaron heridas.

En un video de las cámaras de seguridad, quedó registrado cómo al menos 20 jóvenes se encontraban afuera del establecimiento en la madrugada, cuando dos sujetos con armas cortas, que descendieron de una camioneta, empezaron a dispararles a quemarropa y después huyeron.

Por otra parte y de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, realizada cada trimestre por el INEGI, las ciudades más peligrosas para vivir, fueron Fresnillo, Zacatecas (94.3%); Ciudad Obregón, Sonora (92.5); Irapuato, Guanajuato (91.7); Coatzacoalcos, Veracruz (89), Naucalpan, Estado de México (88.3) y Zacatecas, Zacatecas (86).

Y, según el instituto, las localidades con menor percepción de inseguridad fueron San Pedro Garza García, Nuevo León (14.5); la Alcaldía Benito Juárez, en la Ciudad de México, (21.8); Los Cabos, Baja California Sur (22.2) y San Nicolás de los Garza García (28.6%).

El miércoles 20 quedó al descubierto que el Cártel de la Unión Tepito, el más fuerte de la ciudad capital busca apoderarse del control de las “canchitas”, tanto para cobrar cuotas, a manera de extorsión como para convertirlas centros de distribución de droga al menudeo.

Un video muestra cómo dos sujetos armados irrumpen en un partido de fútbol, en uno de las campos en Azcapotzalco, abren fuego y lesionan a un jugador. Datos preliminares informan de al menos cuatro personas muertas en un mes en circunstancias similares.

El lunes 18, el señor Mario León, de 40 años de edad, acudió al anfiteatro de la Alcaldía Cuauhtémoc, a reconocer el cuerpo de su hijo Ángel Joshua, que fue asesinado junto con su amigo Luis Alberto, en las canchas de un deportivo en la colonia Valle Gómez.

El móvil del doble asesinato, según las pesquisas, la negativa de los jóvenes a ser extorsionados.

Nueve días después, el 27 de octubre, el señor Mario fue también asesinado a balazos a las afueras de su casa, en las calles de Serapio Rendón, colonia San Rafael, de la misma Alcaldía.

En corrillos policíacos se dijo que fue ejecutado por negarse a pagar protección para un negocio que tenía de tenis y ropa deportiva, pero sobre todo por haberse atrevido a denunciar el crimen de su hijo.

Al menos 10 muertos dejó una nueva jornada de violencia en diferentes puntos de Guanajuato, principalmente en las ciudades de Irapuato, León y Celaya.

En la ciudad de León, la alcaldesa Alejandra Gutiérrez Campos, condenó una serie de ataques a casetas de la Policía Municipal. Según reportes, un elemento falleció y dos más resultaron lesionados.

La noche del miércoles 20, en el interior del bar “La Malquerida”, en la esquina de la calle Centauro y avenida Tulum, en Quintana Roo, dos turistas extranjeras resultaron muertas y tres parroquianos más lesionados por arma de fuego.

Según versión de la Fiscalía del Estado, los trágicos hechos fueron resultado de un enfrentamiento entre integrantes de células delictivas dedicadas al narcomenudeo que se disputan el control de la venta de droga en la zona.

De acuerdo con la fiscalía, cuando se reportó el hecho se activaron los protocolos de seguridad y con la tecnología del C5, se logró ubicar a uno de los agresores el cual también fue herido y está hospitalizado en calidad de detenido.

Actualmente, según la fiscalía, seis organizaciones criminales se pelean el territorio: el Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación,, La Barredora, Los Pelones, Zetas Vieja Escuela y el Cártel de los Bonfil, remanente del Cártel de Cancún que lideraba Leticia Rodríguez Lara, “Doña Lety”, en prisión y sometida a proceso.

El viernes 22 se registraron balaceras, persecuciones y bloqueos en al menos 10 puntos de Matamoros, Tamaulipas, con saldo preliminar de dos policías y un militar heridos, luego que civiles armados agredieron a agentes en la zona centro.

La tarde de ese mismo viernes, el consejero de la CANACINTRA Jesús Villalobos, fue ejecutado en Ciudad Juárez, Chihuahua. Era también director de una maquiladora.

La Madrugada del día siguiente, las fuerzas policiales de Tamaulipas se anotarían un sonado triunfo al abatir a Ariel Treviño Peña, El Tigre, cabecilla del Cártel del Golfo.

El Tigre era uno de los hombr4s más buscados por parte de la Fiscalía del Estado y figuraba lo mismo en la lista de la Campaña de Seguridad y Prosperidad del gobierno del estado, que en siete agencias federales de Estados Unidos que ofrecían una recompensa de 2 millones de dólares por su captura.

En diferentes hechos en municipios del estado de Michoacán, relacionados presuntamente con la delincuencia organizada, fueron asesinadas cinco personas, entre ellas un niño de dos años que acompañaba a su padre cuando este fue ultimado a balazos en Apatzingán.

El Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas, informó que durante un ataque perpetrado por un comando de al menos 70 sujetos, en la comunidad de Ndoyonuyuji, municipio de San Esteban Atatlahuca, en la región mixteca de Oaxaca, fueron asesinadas siete personas, dos de ellas calcinadas, y quemaron 25 chozas que formaban parte del pequeño poblado.

En una casa de la Colonia Villa Vieja, en la ciudad de Chihuahua, cuatro mujeres y un hombre fueron ejecutados. Las víctimas tenían entre 25 y 30 años de edad. Las primeras investigaciones apuntan a la venta de droga al menudeo.

La noche del martes 26, un grupo de dolientes se hallaba en un velatorio de una funeraria ubicada en San Miguel y Belice, colonia Real de Minas, en Fresnillo, Zacatecas. Velaban a un joven que había sido ejecutado el domingo 24 en la misma ciudad.

Repentinamente irrumpió en el velatorio un grupo de hombres armados que disparó contra los ahí reunidos.

Una mujer murió en la misma funeraria y otro hombre cuando era atendido en el hospital de emergencias de la localidad. Tres personas más resultaron heridas. No hay avances en las investigaciones ni detenidos.

Habitantes de la comunidad La Magdalena, ubicada en la carretera Valle de Santiago-Yuriria, Guanajuato, localizaron una camioneta en cuyo interior había seis cadáveres calcinados. La policía carece de pistas.

El miércoles 27, dos agentes federales detuvieron en Puerto Vallarta, Jalisco, a un sujeto sobre el que había orden de aprehensión por los delitos de portación de arma de uso reservado para las fuerzas armadas.

El individuo, cuya identidad no ha sido revelada, cuando era trasladado a las instalaciones federales logró desarmar a uno de los agentes y le disparó. Cuando huía, accionó su arma contra el otro elemento y también lo hirió.

El agresor escapó y los dos agentes tuvieron que ser llevados de emergencia al Hospital General de Puerto Vallarta, pero fallecieron cuando eran intervenidos quirúrgicamente.

El pasado viernes 29, en Chihuahua, fue asesinado Juan José Castillo Castañeda, adscrito al Instituto de Servicios Previos del Tribunal Superior de Justicia del Estado. Fue abatido al salir de su domicilio.

Los dos últimos días del mes, sábado 30 y domingo 31, se registraron 89 y 106 asesinatos y, como de costumbre, Guanajuato encabezó la letal lista con 11 cada día.

Durante el mes pasado se registraron al menos 13 masacres, de esas que dicen que ya no ocurren, en Sonora, Zacatecas, Veracruz, San Luis Potosí, Jalisco, Tamaulipas, Guerrero, Ciudad de México y, desde luego, en Guanajuato y Michoacán, que son los estados que ocupan el primer y segundo lugar en homicidios dolosos.
AM.MX/fm