El Papa Francisco dirige a los Obispos brasileños el discurso más largo de su Pontificado

El Papa Francisco dirige a los Obispos brasileños el discurso más largo de su Pontificado

 

El Pontífice señaló que “más que un discurso formal, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones”

RÍO DE JANEIRO, 27 de julio (Al Momento).- El Papa Francisco almorzó este sábado en un clima fraternal con el episcopado brasileño, uno de los más numerosos del mundo, a quien dirigió en su integridad un amplio discurso que reflexiona sobre la misión pastoral de los obispos en el presente y futuro del Brasil.

“Este es el discurso más extenso del Pontificado y el que dirigirá mañana a los obispos del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) será similar”, explicó el P. Federico Lombardi, Director de la Sala de prensa de la Santa Sede. “Y el Santo Padre lo pronunció en su integridad en un clima muy fraternal”, agregó.

“Estamos reunidos aquí, un poco apartados, en este lugar preparado por nuestro hermano Mons. Orani, para estar solos y poder hablar de corazón a corazón, como pastores a los que Dios ha confiado su rebaño,” señaló el Papa, en referencia a la casa de retiros de Sumaré, en medio de la floresta carioca.

“En las calles de Río, jóvenes de todo el mundo y muchas otras multitudes nos esperan, necesitados de ser alcanzados por la mirada misericordiosa de Cristo, el Buen Pastor, al que estamos llamados a hacer presente. Gustemos, pues, este momento de descanso, de compartir, de verdadera fraternidad”.

El Pontífice señaló que “más que un discurso formal, quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones”.

“En Aparecida, Dios ha ofrecido su propia Madre al Brasil. Pero Dios ha dado también en Aparecida una lección sobre sí mismo, sobre su forma de ser y de actuar. Una lección de esa humildad que pertenece a Dios como un rasgo esencial, está en el ADN de Dios. En Aparecida hay algo perenne que aprender sobre Dios y sobre la Iglesia; una enseñanza que ni la Iglesia en Brasil, ni Brasil mismo deben olvidar”.

Siguiendo con la metáfora de Aparecida, el Papa señaló que “Dios pide que se le resguarde en la parte más cálida de nosotros mismos: el corazón. Después será Dios quien irradie el calor que necesitamos, pero primero entra con la astucia de quien mendiga”.

“La Iglesia siempre tiene necesidad apremiante de no olvidar la lección de Aparecida, no la puede desatender. Las redes de la Iglesia son frágiles, quizás remendadas; la barca de la Iglesia no tiene la potencia de los grandes transatlánticos que surcan los océanos. Y, sin embargo, Dios quiere manifestarse precisamente a través de nuestros medios, medios pobres, porque es siempre Él quien actúa”.

“Ciertamente, es necesaria la tenacidad, el esfuerzo, el trabajo, la planificación, la organización, pero hay que saber ante todo que la fuerza de la Iglesia no reside en sí misma, sino que está escondida en las aguas profundas de Dios, en las que ella está llamada a echar las redes”, señaló el Pontífice.

“Otra lección que la Iglesia ha de recordar siempre”, siguió el Papa Francisco, “es que no puede alejarse de la sencillez, de lo contrario olvida el lenguaje del misterio, y no sólo se queda fuera, a las puertas del misterio, sino que ni siquiera consigue entrar en aquellos que pretenden de la Iglesia lo no pueden darse por sí mismos, es decir, Dios mismo”.

Más adelante, hablando del pasaje evangélico del encuentro de Emaús, el Pontífice señaló que “hace falta una Iglesia que no tenga miedo a entrar en su noche. Necesitamos una Iglesia capaz de encontrarse en su camino. Necesitamos una Iglesia capaz de entrar en su conversación”.

“La globalización implacable, la urbanización a menudo salvaje, prometían mucho. Así que muchos se han enamorado de las posibilidades de la globalización, y en ella hay algo realmente positivo. Pero muchos olvidan el lado oscuro: la confusión del sentido de la vida, la desintegración personal, la pérdida de la experiencia de pertenecer a un cualquier ‘nido’, la violencia sutil pero implacable, la ruptura interior y las fracturas en las familias, la soledad y el abandono, las divisiones y la incapacidad de amar, de perdonar, de comprender, el veneno interior que hace de la vida un infierno, la necesidad de ternura por sentirse tan inadecuados e infelices, los intentos fallidos de encontrar respuestas en la droga, el alcohol, el sexo, convertidos en otras tantas prisiones”.

“Quisiera que hoy nos preguntáramos todos: ¿Somos aún una Iglesia capaz de inflamar el corazón? ¿Una Iglesia que pueda hacer volver a Jerusalén? ¿De acompañar a casa? En Jerusalén residen nuestras fuentes: Escritura, catequesis, sacramentos, comunidad, la amistad del Señor, María y los Apóstoles… ¿Somos capaces todavía de presentar estas fuentes, de modo que se despierte la fascinación por su belleza?,” dijo también el Papa.

El Papa Francisco habló luego de la necesidad  de priorizar la formación de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos; y recordó que la pastoral “no es otra cosa que el ejercicio de la maternidad de la Iglesia”.

“En el ámbito social, sólo hay una cosa que la Iglesia pide con particular claridad: la libertad de anunciar el Evangelio de modo integral, aun cuando esté en contraste con el mundo, cuando vaya contracorriente, defendiendo el tesoro del cual es solamente guardiana, y los valores de los que no dispone, pero que ha recibido y a los cuales debe ser fiel” dijo también el Pontífice.

“Que la Virgen Inmaculada de Aparecida sea la estrella que ilumine el compromiso de ustedes y su camino para llevar a Cristo, como ella ha hecho, a todo hombre y a toda mujer de este inmenso país”, concluyó.

AM.MX/fm