Economía de EE. UU. desacelerada: crecimiento del PIB cae a 1.6%

Economía de EE. UU. desacelerada: crecimiento del PIB cae a 1.6%

NUEVA YORK.- Si bien la economía de EEUU dio señales de moderación en el 1er trimestre, con un crecimiento del PIB que se desaceleró a una tasa anualizada de 1.6% desde 3.4% en el 4o trimestre de 2023 y un esperado 2.5% esperado, la demanda interna subyacente se mantuvo sólida. Los principales obstáculos fueron una marcada desaceleración en la inversión en inventarios y un déficit comercial al alza, mientras que el gasto del consumidor en servicios ayudó a compensar las caídas en las compras de bienes.

Aún más preocupante fue el resurgimiento inesperado de las presiones inflacionarias, con la aceleración del IPC de marzo y el indicador de inflación PCE preferido por la Fed. Esta sorpresa al alza, junto con un continuo y sólido aumento del empleo y la caída del desempleo a 3.8%, hizo que los mercados postergaran las expectativas de recorte de tasas.

A finales de abril, la fijación de precios sugería que podría darse un recorte de 25 puntos base para fin de año, en comparación con los aproximadamente seis recortes considerados a principios de 2024. En su reunión de mayo, el Comité de la Fed dejó el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 5.25-5.5% y señaló una postura de política monetaria con tasas más altas por más tiempo. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que probablemente “tomará algún tiempo” que la inflación vuelva a la meta de 2%, señalando una “incertidumbre significativa” en torno a la trayectoria de las tasas.

El PIB del 1er trimestre para la Eurozona creció a una tasa trimestral de 0.3%, y dejó así su recesión técnica superficial. Además, los datos de la encuesta PMI mostraron una resistencia continua en la actividad de servicios junto con cierta estabilización en la manufactura. La lectura del IPC de abril mostró que la inflación anual se mantuvo estable en 2.4%, mientras que la subyacente disminuyó al 2.7%, lo que sugiere que las presiones inflacionarias de la cadena de suministro se están aligerando.

El BCE mantuvo las tasas de política monetaria sin cambios en abril, pero indicó su intención de empezar a reducir las tasas en la reunión de junio, probablemente en 25 puntos base, ante las mejores perspectivas de inflación. En el Reino Unido, la tasa de inflación anual se enfrió aún más en marzo, con el IPC básico en 4.2%. Aún así, el Banco de Inglaterra mantuvo un tono hawkish, con señales de presiones moderadas y renuencia a la fijación de expectativas de mercado de recortes agresivos a las tasas este año en el mensaje del gobernador Bailey.

En Japón, los datos económicos resultaron mixtos. Mientras que los PMI de marzo mostraron una expansión continua, tanto la producción como los nuevos pedidos cayeron secuencialmente debido a la débil demanda global. El PMI manufacturero cayó a 50.4, mientras que los servicios se redujeron aún más a 55.0. Las tasas de IPC de Tokio, tanto en centrales como subyacentes, disminuyeron inesperadamente en abril a solo 1.8%, de 2.6% y 2.9%, respectivamente.

Esto sugiere que el Banco de Japón podría continuar lejos de su meta de inflación de 2%, a pesar del alza de la tasa de referencia del mes pasado, lejos de terreno negativo. El Banco de Japón dejó su política de control de la curva de rendimiento sin cambios en abril, expandiendo su marcada divergencia de política con otros bancos centrales importantes. Esta divergencia, junto con datos económicos persistentemente débiles, hizo que el yen se desplomara ante el dólar a niveles no vistos desde 1990, lo que ocasionó amenazas de intervención cambiaria por parte de autoridades japonesas.

La economía de China continuó recuperando impulso con un crecimiento del PIB al 1er trimestre de 5.3% interanual, además de datos robustos en la actividad para marzo. Sin embargo, los problemas del sector inmobiliario siguieron siendo un lastre persistente para el crecimiento. En la reunión de abril del Politburó, los funcionarios reafirmaron su apoyo al sector y prometieron estímulo fiscal proactivo adicional. El Banco de China realizó su primer recorte a las tasas de préstamos clave desde mediados de 2023.

Reacción del mercado

En abril, los mercados bursátiles globales revirtieron las ganancias de marzo, con la caída del índice MSCI World de 3.3% en medio de nuevas preocupaciones inflacionarias y retórica hawkish de la Fed. Los mercados ya descontaron en gran medida los recortes de tasas inminentes por parte de la Fed después de la inesperada aceleración de marzo de métricas de la inflación subyacente como el IPC y el PCE. Las esperanzas de recortes de tasas ayudaron a impulsar el repunte de +20% desde los mínimos de octubre, pero ese fervor especulativo se revirtió a medida que los inversionistas recalibraron hacia un entorno de tasas más altas por más tiempo.

En Estados Unidos, los sectores sensibles a las tasas de interés como tecnología y bienes raíces fueron los más rezagados en abril ante el alza del rendimiento de bonos del Tesoro. El rendimiento a 10 años aumentó 37 puntos base a alrededor de 4.30% a fin de mes, a medida que los mercados reajustaron las expectativas de recorte de tasas de la Fed. Los servicios básicos fueron un raro punto positivo dado su estatus defensivo de bonos proxy.

Desde una perspectiva de estilo, la volatilidad mínima superó su desempeño mientras que el valor y los dividendos se rezagaron. La renta variable europea se desempeñó mejor, apoyada por una proyección ligeramente más dovish del banco central y lecturas de inflación moderada. Las acciones del Reino Unido fueron un importante motor de rendimiento ante la fortaleza del dólar, que causó mayor debilidad a la libra, proporcionando un impulso al mercado con orientación global de Londres.

Mientras tanto, Asia se recuperó de la debilidad a inicios de año y registró ganancias modestas, lideradas por un fuerte repunte del +6% en las golpeadas acciones chinas mientras las medidas de alivio al sector inmobiliario impulsaron el sentimiento.

En la renta fija, los rendimientos soberanos globales aumentaron, pero se movieron en direcciones divergentes debido a los contrastantes entornos fundamentales y perspectivas de política monetaria de los bancos centrales. La venta masiva de bonos fue liderada por los bonos del Tesoro, donde la recalibración dovish de la Fed, junto con los reportes de datos económicos persistentemente sólidos, impulsaron los rendimientos a nuevos máximos del ciclo. Las tasas europeas también subieron, pero en menor medida, en línea con la proyección del BCE de recortes en próximos meses.

Los diferenciales europeos periféricos se estrecharon incrementalmente a medida que disminuyeron los temores de un BCE hawkish por ahora. Los mercados de crédito mostraron más resiliencia, con una sólida demanda técnica que respaldó una mayor restricción de los diferenciales del grado de inversión tanto en EEUU como en Europa. El rendimiento de los bonos de alto rendimiento fue mixto.

En cuanto a las divisas, el dólar estadounidense extendió su tendencia alcista, beneficiándose del cambio de expectativas de las de la Fed mientras que casi todas las demás monedas del G10 se debilitaron ante el dólar. El yen japonés vio un notable rezago, cayendo a nuevos mínimos en 34 años de más de 160 por dólar ante el compromiso firme del BdeJ de controlar la curva de rendimiento y una postura de política ultraacomodaticia. Esto llevó a funcionarios japoneses a amenazar con una intervención directa del mercado para frenar la debilidad excesiva del yen. Las materias primas vieron un rendimiento mixto en abril en medio de impulsores conflictivos de los fundamentales. Los metales preciosos como el oro registraron una leve apuesta como refugio seguro, con precios al alza de alrededor de 1.6% en el mes. Los precios de la plata aumentaron 4.8% ya que su mercado sigue ajustado debido a inventarios bajos. Los metales industriales fueron los ganadores del mes, con el alza del índice GSCI de 12.5% impulsado por el cobre, aluminio y níquel.
AM.MX/fm