Ya no se hagan pen… ¡La solución está en la economía mixta!

Ya no se hagan pen… ¡La solución está en la economía mixta!

De los graves errores de seguridad pública, política y nacional… de la falta absoluta de previsión para el funcionamiento normal de las actividades estratégicas de la Nación se deriva el debate de fondo. ¿Qué vamos a hacer los mexicanos ante este tiradero dizque ideológico? México está en el escenario absoluto del desastre.

Ya sufrimos una crisis humanitaria que desborda las intenciones falaces de un grupito de empoderados. La crisis actual, que tiende a consolidar los procedimientos inauditos de un partido político o de una caterva de improvisados no pasa desapercibida en el concierto internacional. Los antiguos socios se tiran de los pelos.

Nadie acepta los resultados fallidos de la hipócrita lucha contra la corrupción. Ya no cabe decir que primero los pobres, o que los asuntos públicos se arremeten con honestidad valiente, ni la feroz campaña publicitaria de dientes para afuera que no mienten, no roban y no traicionan.

Todo ha sido una cuchufleta barata, droga dulce de distracción, engaño bufo de mentecatos. No son iguales que los anteriores: son peores. El ciclo histórico, la oportunidad pedida se agotó.

Todo se ha agotado en la corrupción sistemática de la 4T

Nunca hubo robo de medicamentos, ni combate al huachicol, ni dosis millonarias de vacunas a la mano, ni intención de democracia sindical, ni respeto al voto, vamos, ni conocimiento mínimo de los grandes problemas nacionales que estaban juramentados de combatir.

Todo se ha agotado en la corrupción sistemática, en el enriquecimiento a velocidad turbo de los empoderados en la cúspide, ni atención humanitaria o asistencial a los montones de cadáveres apilados al borde de los domicilios y los hospitales sin entierro decente, sin cremación oportuna o civilizada.

El origen de los problemas humanitarios y de seguridad nacional que enfrentamos, es simple y sencillamente la corrupción, esa lacra que manipulada como bandera sustancial de la campaña presidencial les arrojó treinta millones de votos, un tercio del padrón electoral reconocido.

Los recursos, para hacer un fraude de Estado descomunal

Pero no se combatió jamás la corrupción. Todos los recursos que debían dirigirse a la salud, a la conservación de la vida, a la alimentación, a la educación, a la vivienda, a las obras básicas de infraestructura, han sido atesorados para el soborno y el chantaje electoral, para hacer un fraude de Estado descomunal el próximo seis de junio, si el pueblo no dice otra cosa.

Y es que casi toda la historia moderna de México, incluyendo este sexenio infumable, ha sido como una pasarela donde han desfilado por el sillón presidencial una caterva de merolicos ufanándose de descubrir el hilo negro sobre el rumbo del modelo de desarrollo nacional. En el mejor de los casos han resultado trasegadores vulgares.

Durante ochenta años nos han prometido y han incumplido

Nos han elegido el territorio del embuste. Llegan acompañados de los saqueadores para vendernos sus espejitos a cambio de oro. Economistas, financieros, contlapaches y mercachifles de toda ralea llegan diciendo que tienen la fórmula mágica para sacarnos del marasmo. Y así ha sido los últimos ochenta años, cuando menos.

Crecer hacia afuera o hacia adentro, sustituir importaciones, primero crecer para después distribuir, han sido los garlitos del embuste. Asesinos e ignorantes han dado al traste con la esperanza. Hay que empezar casi de cero, todo esto ha sido una representación de carpa bufa.

Cuatro artículos constitucionales tienen la receta obligada

Y no se les ha pedido que busquen si existe el minotauro en Ática. Sólo se les ha pedido su obligación fundamental: que lean la Constitución, que se enteren dónde está la falla de sus petulancias. En la Constitución vigente se encuentra relatado paso a paso el camino que se debe tomar para guiar al pueblo sin falsedades, iluminaciones, embozos y mentiras criminales.

En sólo cuatro artículos constitucionales se encuentra el principio y el fin de los mandatarios y sus equipos de farsantes. En ella se establece la prioridad del desarrollo agropecuario, hasta el procedimiento para lograr el paso a las actividades industriales y los excedentes que deben usarse para arribar al sector de los servicios.

Pero hemos sido engañados por facinerosos de poca monta. Porque ninguno de ellos ha leído siquiera la Constitución. No hay necesidad de fantasías populistas y demagógicas que nos tienen en el fondo del abismo.

Las geometrías políticas forzadas ya quedaron olvidadas

En los artículos del 25 al 28 de la Constitución está la respuesta que se busca, si uno en verdad tiene la intención de conseguir el progreso compartido. El centro deseado, antropológicamente considerado, no está en escoger la posición ideológica y ubicar a los adversarios entre liberales y conservadores, revolucionarios y reaccionarios, fifís y chairos, federalistas y centralistas.

Esas geometrías políticas forzadas quedaron olvidadas cuando la población se frustró ante la derecha amarga y la sedicente izquierda compulsiva. México exige seriedad, experiencia, conocimiento del paño, profesionalismo probado. Ya no quiere más locos, iluminados, creyentes en destinos superiores del pueblo que sólo están en sus cabezas.

Con la economía mixta se consiguió “el milagro mexicano”

La única posición política exitosa en la historia de México de los últimos ochenta años ha sido la que considera al estado rector del desarrollo y la participación de todos en el esquema contenido en la Constitución de economía mixta. Se lograron niveles de crecimiento similares al ocho y nueve por ciento, como los logrados actualmente por China y por las economías emergentes del mundo.

Sólo se trata de distribuir equitativamente la riqueza pública, lograr el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural y urbana, la ordenación de los asentamientos humanos, las condiciones esenciales del desarrollo general y comprometido.

Fundamental, el principio constitucional que sustenta la economía mixta, ese punto nodal que regula los límites entre la inversión pública y la privada, que señala los segmentos económicos que son estratégicos y aquéllos que por su menor relevancia colectiva pueden ser manejados por la iniciativa individual.

A punto de la revuelta civil provocada por los insensatos

Durante muchos, muchísimos años así fue. Grandes logros, hasta uno que llegó a ser llamado “el milagro mexicano” por todos los analistas del mundo. Crecimientos del siete u ocho por ciento, más estabilidad social, laboral y paz pública, giraron alrededor del eje fundamental de la economía mixta, aplicada con lógica y sensatez.

Y aunque nadie en el mundo lo crea, por abandonar este principio fundamental, el edificio mexicano está a punto de ser demolido. Las clases sociales, los sectores de la producción, las regiones y los estados de la Federación están a punto del desgarre, de la revuelta civil provocada por los insensatos que creen haber descubierto el agua tibia.

Nadie en sus cabales debe permitirlo.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Primero fueron jeringas con agua para inyectar a niños con cáncer y hoy son las jeringas vacías con las que supuestamente se vacuna a los adultos mayores. ¿Frente a qué nuevo caso de corrupción de la 4T estamos ahora?

https://www.indicepolitico.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@IndicePolitico

@pacorodriguez

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos