Las verdades de a kilo duelen, lastiman, son molestas. Acaban con historias consensuadas. A ningún geógrafo, físico, astrónomo o científico moderno le puede caer bien saber que Copérnico, el ...
Ver más