México entero, salvo el uno por ciento de la población protegido por políticos y farsantes de la cosa pública, está de júbilo. Puede comprobarse en las calles, en los pueblos más alejados ...
Ver más