AÑO DE ESPERANZA

AÑO DE ESPERANZA

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza,
no habré vivido en vano.
Martin Luther King

Han pasado sólo cinco semanas desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador rindió protesta ante el Congreso de la Unión, en la memoria de algunos mexicanos pareciera que ha pasado más tiempo. Pero lo cierto es que no, y seguramente esa es la percepción porque después de las elecciones de julio del año pasado Peña Nieto quedó completamente desdibujado. Cierto es también que en la memoria de los derrotados de la jornada electoral, AMLO lleva más de un año en el gobierno.

El tiempo juega cruelmente con la memoria de muchos que han empezado a exigirle acciones a López Obrador desde el primer día de su mandato. Muchos de los exigentes son: políticos con privilegios limitados porque ya son oposición; senadores o diputados cuyo cargo es el último reducto de lo queda de su partido; actores políticos con mayoría local pero limitados en lo nacional -como el caso de MC-; presidentes municipales o diputados locales que buscan reflectores en la crítica hacia el presidente; texto servidores de toda índole al servicio de los intereses políticos y económicos que fueron derrotados el 1 de julio.

Están también los medios de comunicación tradicionales y digitales que crecieron a la sombra de los sexenios pasados; “medios informativos” que perdieron sus privilegios en publicidad gubernamental; desde luego hay que incluir a los que se refugian en el anonimato de alguna red social para replicar las publicaciones que llevan por título “todo México” y agregan una crítica contra el presidente actual, cuando en realidad son una ridícula minoría que se asume como mayoría; desde luego no podría faltar la derecha reaccionaria y sus bots que aprovechan cualquier espacio para hacer tendencia un tema y atacar en redes al nuevo gobierno.

Solo han pasado cinco semanas y millones de mexicanos lo saben, por eso el ataque en medios y de algunos medios, la guerra sucia en redes sociales, los opinólogos “independientes” no ha permeado en la opinión pública como se pensaba. Las “benditas redes sociales” han sido el brazo difusor de las actividades presidenciales, eso está haciendo transparente y cercano el ejercicio de gobierno pues en directo nos enteramos no solo de los eventos sino de las conferencias matutinas y de los posicionamientos que se dan desde Palacio Nacional.
En estas primeras semanas la seguridad, las obras y la batalla contra el huachicol han sido las notas relevantes, también lo han sido las propuestas legislativas que en las Cámaras se han aprobado. En general, hay un ambiente de esperanza para este año, la gente se siente más feliz, pero también existe en micro rencor de quienes fueron derrotados en las urnas, esos que como Gargamel seguirán el ataque contra Andrés Manuel aunque sea lo último que hagan, lo último que hagan.

Por hoy es todo nos leemos la próxima Carpe diem.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.