El Seguro Popular nos hace cómplices

El Seguro Popular nos hace cómplices

 

Se supone que cada tres años los ciudadanos que no cuenten con Seguro Social o alguna otra forma de asistencia a la salud deben inscribirse al Seguro Popular. Esto lo hace el gobierno para tener control, para contar con un padrón de inscritos que justifique un presupuesto que cada año se debe asignar a este programa de asistencia.

Se supone que el Seguro Popular garantiza a los inscritos desde una mera consulta, una inyección, un vendaje, hasta tratamiento quirúrgico de embarazo ectópico (embarazo fuera de la matriz), tratamiento quirúrgico de la luxación congénita de cadera (operación por defectos en cadera) y cirugía de acortamiento muscular para estrabismo (operación de ojos desviados); 266 servicios desde diagnóstico hasta cirugías.

Sin embargo, cuando uno va a un hospital a buscar los servicios del Seguro Popular, no tienen agua destilada para las inyecciones y mucho menos la medicina para una simple gripe. La atención por parte de los doctores, en la mayoría de los casos, no tiene reproche, pero ellos mismos se ven impotentes de brindar un servicio sin tener las herramientas y los medicamentos adecuados.

Pero si la federación, de acuerdo al padrón de inscritos en el Seguro Popular, entrega un presupuesto determinado, que debería cubrir los gastos de atención, medicamentos y operaciones, ¿cómo es que cuando uno va no tienen ni mejorales?

Pues por los malos manejos de estos presupuestos es que la Auditoría Superior de la Federación tiene en la mira a varios funcionarios del ramo de la Salud, por el mal uso de estos recursos que deviene en un mal servicio para los inscritos en el Seguro Popular, y en el sufrimiento para los que padecen alguna enfermedad.

Pero ahora están pidiendo que todos los que deseen tener los beneficios de un Seguro Popular se inscriban. No queda de otra, sobre todo si no se goza de Seguro Social o algún otro tipo de asistencia. Con esta inscripción los desfalcadores nos hacen cómplices de este desfalco, porque nosotros somos la justificación que ellos usan para pedir más presupuesto, presupuesto que ellos habrán de gastar de manera discrecional y para su beneficio.

Con más del 50% de los mexicanos en la pobreza, el Seguro Popular debería ser un alivio para todas esas personas que padecen alguna enfermedad, pero a la fecha el Seguro Popular se ha convertido en un verdadero calvario.

Postdata 1: 50% del presupuesto del IPE se queda sólo en 1500 personas


Sabía usted que el 50% del presupuesto para pensionados en el estado de Veracruz se queda tan sólo en 1500 personas, incluyendo a Reynaldo Escobar, que cobra más de 80 mil pesos mensuales, Nohemí Quirasco con más de 100 mil pesos mensuales y la joven viuda de un magistrado que también quedó bien asegurada con más de 100 mil pesos de pensión. Con razón urge a la cúpula del movimiento de los pensionados que les paguen su pensión.

Armando Ortiz Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.