Piso parejo piden laboratorios al director del IMSS en licitación; presiona el “Cártel de la Sangre”

Piso parejo piden laboratorios al director del IMSS en licitación; presiona el “Cártel de la Sangre”

CIUDAD DE MÉXICO.- Frente a la situación que priva en el sector salud, Laboratorios que recurrentemente han sido desplazados en licitaciones en este ramo de la administración federal, piden al director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo Aburto, piso parejo en la licitación del Servicio Médico Integral de Estudios de Laboratorio Clínico para los ejercicios 2020-2022, que está en vías de concretar y determinar adjudicación de contratos.

Y es que, de acuerdo con representantes de pequeños y medianos laboratorios mexicanos, los grandes empresarios que integran al llamado “Cártel de la Sangre” presionan a laboratorios fabricantes y a empresas nacionales para que no apoyen a la nueva proveeduría que se ha registrado y pretende participar en esta licitación pública electrónica internacional, bajo la cobertura de Tratados de Libre Comercio, número LA-O5OGYR988-E7-2019.

En diciembre del año pasado, una vez que el día 8 de noviembre anterior inició el procedimiento en la Junta de Aclaración de la licitación referida, con el registro de tres mil 396 solicitudes de aclaraciones de 46 licitantes, cuando se conoció la inquietud y rechazo contra la reiterada presencia y postulación de “El Cártel de la Sangre”, integrado por un influyente y poderoso grupo de empresarios del ramo de laboratorios, en altos mandos del IMSS hubo incomodidad y preocupación.

Pero ocurre que los laboratorios  clínicos integrantes de dicho “cártel”, desde hace más de una década han monopolizado licitaciones del IMSS, entre ellas la del banco de sangre que implica miles de millones de pesos.

Sin embargo, acotan los representantes de laboratorios que demandan piso parejo en las licitaciones porque ello va contra la lucha anticorrupción y tráfico de influencias de la actual administración federal, no se entiende por qué hay funcionarios del IMSS incómodos con la denuncia contra aquel “cártel”, cuando el director Zoé Robledo abrió la licitación para despejar suspicacias y acabar con corruptelas.

La pregunta es si finalmente se meterá en cintura a ese “Cártel de la Sangre” que ha hecho multimillonarios negocios en los que han estado involucrados funcionarios de la institución.

Así, cuando se ha informado que el próximo martes 4 de febrero a las diez de la mañana será el acto en el que se presentarán las proposiciones de los licitantes y la apertura de sus propuestas, para cumplido un mes, el 03 de marzo a las cinco de la tarde se comunique y entregue el fallo de las adjudicaciones, representantes de laboratorios que forman parte del referido “Cártel de la Sangre” se han registrado incluso como observadores en el proceso, aunque bajo la condición de abstenerse de intervenir en cualquier forma, como consta en el acta de la reunión celebrada el jueves de la semana pasada.

 

“Presiona el “cartel”, presiona”, comentó el representante de un laboratorio que conoce la forma en que operan esos grandes laboratorios para lograr la adjudicación de las licitaciones, como lo han hecho en el ámbito del Instituto Mexicano del Seguro Social desde tiempos de la administración de Felipe Calderón mediante presiones, chantajes y actos de corrupción.

Incluso la Comisión Federal de Competencia Económica los tiene documentados, identificados y denunciados ante la Fiscalía General de la República, entonces PGR, desde 2016.

Por ello, representantes de los laboratorios recurrentemente marginados –que pidieron el anonimato por temor a represalias—confían en el director del IMSS, Zoé Robledo Aburto, quien informó, en noviembre del año pasado, haber abierto las licitaciones a empresas que nunca habían podido competir y se espera otorgar contratos para operar laboratorios por unos 15 mil millones de pesos y, en el caso del banco de sangre el monto está ponderado en 3 mil 400 millones.

El anuncio de Robledo tiene un fundamento con ex funcionarios del IMSS aparecen involucrados en empresas o laboratorios que son proveedores del Instituto, como el caso de Agustín Amaya Chávez, ex coordinador de Bienes y Contrataciones de Servicios en el IMSS, a quien se vincula como director de la empresa Instrumentos y Equipos Falcón, que en 2008 adjudicó contratos directos por 80 millones de pesos para surtir 6 millones de piezas de calcio efervescente; por ese caso fue denunciado ante la entonces Procuraduría General de la República.

El “Cartel de la Sangre” opera en los 32 estados del país y pretende acaparar 61 partidas que el IMSS contratará en todo México, mediante presiones encabezadas por Centrum Promotora Internacional y su filial Valtrum, de Valentín Campos; Instrumentos y Equipos Falcón, de Nóe Ramírez así como Dicipa, Hemoser, Inpromed y su filial Internet y los sancionados Selecciones Médicas y Selecciones Médicas del Centros, éstas últimas filiales del Grupo Fármacos que, incluso, ha sido denunciado por venta nociva de medicamento, refirieron representantes de laboratorios que demandan imparcialidad en la adjudicación de contratos licitados.

El caso es que a esta parte final, una vez solventadas preguntas de carácter administrativo y económico, en el proceso iniciado el 8 de noviembre del año pasado, por el encargado de la Coordinación Técnica de Servicios Indirectos en calidad de área requirente, consolidada y técnica, quedan 37 licitantes que hicieron 2 mil 187 preguntas y que estarán en posibilidad de obtener los contratos del Servicio Médico Integral de Estudios de Laboratorio Clínico para los ejercicios 2020-2022.

AM.MX/fm