#Veracruz, las acusaciones de pederastia fueron un montaje

#Veracruz, las acusaciones de pederastia fueron un montaje
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Imperdonable, es lo menos que se puede decir de la decisión que tomaron un grupo de mequetrefes para utilizar el tema de la pederastia como estrategia electoral.

No se trata de defender a Yunes Linares, sino, de respetar la dignidad de todas las víctimas de este abominable delito, un crimen que marca la vida de los abusados para siempre.

Entendemos que en una campaña electoral haya elementos meta legales para tratar de ganar, pero como en todas las cosas, hay límites.

En fin, lean la columna Arsenal de Pancho Garfias del pasado jueves, ahí se aclara todo el entuerto:

Arsenal

Francisco Garfias

La pesadilla de Sofía

Sofía tenía 15 años cuando comenzó su pesadilla. El inicio de ese viacrucis fue la publicación del libro Los demonios del edén, de Lydia Cacho, en 2003. En la página 47, la periodista transcribe el testimonio de Emma, una de las víctimas de Jean Succar Kuri, quien purga una pena de 112 años por pederastia.

Emma le dijo a Cacho que (en 1999) vio varias veces a Yunes en las Villas Solymar de Cancún. ‘Es muy amigo de Johny (Succar.) Una vez vino con Sandra, su amante, quien traía a su hija Sofía, de ocho años, y a su sobrina Tania, de nueve…’.

Succar le comentó a Emma que esa niñita (Sofía) estaba preciosa y que la quería tocar. Pero que ‘seguramente’ Yunes tenía sexo (usó otra palabra) con ella’.

El nombre completo de la niña es Sofía Garfias Ortega. Es mi sobrina. Hija de mi fallecido hermano Antonio. El martes se puso en contacto con este reportero. Su voz reflejaba confusión, rabia, impotencia, hartazgo. Quería contar su versión. Pedía ayuda, consejo. ‘Sé que esto es parte de la guerra sucia por las elecciones en Veracruz, pero ¡basta de mentiras!’.

Y es que un video de SDPnoticias, en el que la mencionan por enésima vez, se había vuelto viral. En las imágenes aparece Edith Encalada, hija adoptiva del pederasta,  acosada por él, con idéntica versión. La reportera del diario digital más leído en México le preguntó como se había enterado de que Yunes abusaba de Sofía. ‘Me lo dijo Succar Kuri’.

Eso era todo lo que Edith tenía para embarrarla de nuevo y mencionar, a como diera lugar, a Yunes.

La gota que derramó el vaso fue que hasta el muy serio diario El País compró la historia. Mencionó a Sofía y a su mamá. Una cita textual de Los demonios del edén.

No hace falta ser perspicaz para sospechar que, en efecto, hay una motivación electoral detrás del testimonio de Edith. A esta mujer, quien hoy tiene 31 años, le organizaron una rueda de prensa 17 años después del episodio de Villas Solymar, y a tres semanas de las elecciones de gobernador en Veracruz.

No se trata de lavarle la cara a Yunes. Menos tratándose de mi sobrina. En este espacio hemos sido críticos con él. Basta recordar la charla que publicamos con Ignacio Morales Lechuga, exprocurador, y las graves acusaciones que le hizo a Miguel: ‘Quiso asesinarme junto con mi esposa’.

Se trata de darle tribuna a Sofía para que cuente lo que ha vivido mas de una década a partir de una historia mal contada. Esto es lo que nos dijo:

‘No es cierto que Miguel Ángel Yunes abusó de mí. No entiendo por qué las necesidades políticas son superiores o más importantes que los vínculos de afecto. Él fue mi padrastro, me apoyó, pero nunca abusó de mí, nunca.

‘Todo esto me provoca ansiedad. Se me revuelve el estómago. No puede ser que, otra vez, seamos agredidas a causa de las labores políticas de alguien más. Es algo recurrente. Empezó en el 2003 y no ha parado. Cada vez que quieren atacar a Yunes, sacan esta historia, que no es así.

‘Es muy incómodo. Yo no tengo nada que ver. Procuro hacer un vida propia. Una vida que no tenga nada que ver con el trabajo político de nadie.

‘Una de las grandes preguntas que me hago es ¿cómo le voy a decir a mi novio que esto está pasando? ¿Cómo le voy a decir a la familia de mí novio que no es cierto que mi padrastro abusaba de mí como dicen los medios? Esto es una aberración. Me siento impotente. ¿Cómo le hago para que me crean? No soy nadie…’.

–¿Por qué Edith busca involucrarte en estos hechos?— Preguntamos.

–No puedo asegurarlo, pero pienso que a causa de una situación de necesidad se ha visto obligada a hacer muchas cosas. Es extraño que haya aparecido de pronto, en este momento de coyuntura (15 días antes de que cierren las campañas) a hacer estas declaraciones, que además son inválidas. Por allí leí que es cantante. Ojalá que tenga una buena carrera.

–¿Por qué decidiste hablar ahora?

–Porque me siento súper agredida. He estado súper agredida por muchos años. Me duele. Hay que hacer algo para que se sepa la verdad. No se vale lucrar con un testimonio. En mis épocas de adolescente pensé que era irrelevante. En esta transición a la vida adulta me doy cuenta de que no lo es. Estoy procurando hacer un futuro de bien.

‘Uno de mis grandes miedos es ¿qué pasa si la gente busca mi nombre en internet? Por suerte he hecho algunas cosas y ya se puede ver que Sofía Garfias hace foto y hace arte. Por muchos años he sido Sofía Garfias, la hija de la amante de Yunes que fue abusada’.

Sofía califica de ‘súper alarmante’ que de repente se haga un escándalo mediático por una versión que no es completamente verídica.

–¿Por qué dices que no es ‘completamente verídica’?

–Porque, finalmente, conocemos a esta gente. Sí estuvimos en Cancún alguna vez, pero los argumentos que Edith está dando están completamente descontextualizados. Al final, la relación que tuvimos con Jean Succar Kuri era distante.

–¿Por qué tu madre y tú no demandaron en su tiempo por daño moral?

-Por idiotas –reviró.

Sandra Ortega, su madre, comparte el hartazgo de Sofía. Admite que tuvo una relación con Yunes que terminó hace algunos años, pero jura que durante el tiempo que estuvieron juntos ‘jamás nos faltó al respeto ni a mí, ni a mi hija’.

‘Es por eso que califico las declaraciones de la señorita Encalada como una infamia, subrayó.

Ya presentó una queja ante la CNDH”.

Coincido con Pancho Garfias, no se trata de lavarle la cara a Miguel Ángel, pero, sin duda alguna, con el propósito de golpearlo políticamente a él, han usado y abusado de una inocente, a la que ya se ha dañado mucho.

Pero ante el testimonio de la presunta víctima, ¿todos quienes dieron por hecho el abuso y se ensañaron con Yunes Linares, reconocerán ahora su error y ofrecerán una disculpa pública?

Por lo pronto, el candidato del PAN-PRD ha quedado exonerado. La misma presunta víctima lo ha dejado limpio, al menos de esta acusación, con lo cual le ha dado la razón en su defensa de que era mentira el señalamiento.

Quiérase que no, esto habrá de tener una consecuencia política electoral a favor de Miguel Ángel. Después de esto, cualquier otro señalamiento nadie lo creerá. Falló la estrategia. ¿Qué otra cosa le inventarán ahora?