Expulsan de Noruega a mexicano que irrumpió en el Nobel

Expulsan de Noruega a mexicano que irrumpió en el Nobel

 

El miércoles pasado Adán Cortés Salas irrumpió en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre (Al Momento Noticias).- Adán Cortés Salas, el universitario mexicano que irrumpió la ceremonia de entrega del premio Nobel de la Paz el pasado miércoles en Oslo, fue deportado por las autoridades noruegas y viaja de regreso a México, informó la televisión pública NRK.

El abogado de Cortés Salas, Jens-Ove Hagen, dijo a NRK que su cliente había embarcado esta mañana en un avión con destino final a la Ciudad de México.

Cortés Salas, cuya solicitud de asilo político fue rechazada hace días, permaneció el fin de semana retenido en el centro para extranjeros de Trandum, al norte de Oslo, pendiente de que se concretase su expulsión y de la resolución de un proceso judicial.

Un tribunal había determinado el viernes su puesta en libertad temporal, con obligación de presentarse diariamente en el juzgado hasta que fuera expulsado del país, pero la decisión quedó aplazada porque la policía recurrió a una corte de segunda instancia, que previsiblemente debía emitir su fallo este lunes.

La policía quería que Cortés Salas fuera encarcelado de forma preventiva por existir riesgo de fuga y por violar las leyes de inmigración al esperar cerca de tres semanas para presentar una solicitud de asilo político.

El miércoles pasado, Cortés Salas subió al estrado con una bandera de México manchada de rojo, cuando la paquistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi acababan de recibir el Nobel de la Paz en el ayuntamiento de Oslo, y permaneció unos segundos allí hasta que fue retirado por la seguridad.

Según ha explicado el joven a la televisión pública noruega NRK, su acto pretendía llamar la atención sobre la situación en México y en particular sobre los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre pasado.

Cortés Salas burló la seguridad y se coló en el consistorio de la capital noruega con una cámara a pesar de que ni tenía invitación para acceder al recinto ni estaba acreditado como periodista.

Tras permanecer detenido casi un día, fue trasladado al centro de internamiento para extranjeros de Trandum, una vez que la policía cerró el caso en su vía penal con una multa de 15 mil coronas noruegas  (unos 30 pesos) por alteración del orden y por entrar de forma ilegal en el Ayuntamiento de Oslo.

AMN.MX/bhr