Respeto, pesar y sorpresa, provoca renuncia del Papa en el mundo

Respeto, pesar y sorpresa, provoca renuncia del Papa en el mundo

 

MADRID, 11 de febrero (Quadratín México).- Tras el anuncio de la renuncia del Papa Benedicto XVI, líderes políticos y religiosos de todo el mundo expresaron hoy su respeto, pesar y sorpresa por la decisión, que se hará efectiva el próximo 28 de febrero próximo.

Representantes de países de Europea, como Alemania, Francia, Reino Unidos, Irlanda y Portugal, y de naciones lejanas como Australia, Filipinas, Nigeria y Sudáfrica o no católicas como Israel, expresaron su sorpresa por el inesperado anuncio papal.

El papa Benedicto XVI, de 85 años de edad, anunció su decisión de renunciar a su pontificado por su “edad avanzada ” y por sentir que ya no cuenta con fortaleza para seguir en el cargo.

En su natal Alemania, la canciller Angela Merkel expresó el “máximo respeto” a la “difícil” decisión del Papa Benedicto XVI, a quien calificó como uno de los pensadores religiosos más importantes de nuestro tiempo”.

El presidente francés, Francois Hollande, consideró respetable la decisión, mientras que el primer ministro británico David Cameron, destacó la incansable labor de Benedicto XVI para reforzar las relaciones entre Reino Unido y la Santa Sede.

El mandatario italiano, Giorgio Napolitano, estimó que el Sumo Pontífice había mostrado “un extraordinario valor y coraje”, al tomar esta difícil decisión.

El Patriarca de Lisboa, José Policarpo, calificó la renuncia de Benedicto XVI como un “acto valiente” , que servirá para introducir en la Iglesia Católica “un ritmo nuevo”.

El primer ministro irlandés, el conservador Enda Kenny, aseguró que la decisión del Papa es una muestra del “profundo sentido del deber” de Joseph Ratzinger con la Iglesia Católica.

“Claramente, se trata de una decisión que el Santo Padre ha tomado después de meditarla cuidadosamente y de mucha oración y reflexión”, aseguró Kenny, quien ha protagonizado enfrentamientos con el Vaticano por casos de pederastia en Irlanda, que involucran a sacerdotes.

La renuncia del Papa demuestra su “sentido del deber, así como una “apreciación profunda de la gran presión que conlleva “el liderazgo espiritual en el mundo moderno”, destacó el jefe de gobierno.

La Conferencia Episcopal de Bélgica afirmó que no se ha sorprendido con la renuncia del Papa Benedicto XVI, de quien destacó el “espíritu brillante y el corazón humilde”.

“(La renuncia) no es una sorpresa porque Benedicto XVI había afirmado que renunciaría cuando no se encontrase más en condición de ejercer sus funciones y en octubre le hemos podido ver bastante debilitado”, dijo André Joseph Léonard, jefe de la Iglesia Católica belga.

El patriarca, Wojciech Polak, secretario del Episcopado polaco, se manifestó sorprendido por la renuncia papal, “Es una gran sorpresa para todos nosotros”, dijo.

En tanto en Filipinas, donde la población es mayoritariamente católica, un portavoz del presidente, Benigno Aquino, expresó simpatía al sumo pontífice por su renuncia, mientras que la primera ministra de Australia, Julia Gillard elogió su humildad ante tal decisión.

“En su elección, Joseph Ratzinger dijo que deseaba ser un simple humilde trabajador en la Viña del Señor y en con su renuncia su humildad ha sido ampliamente demostrada”, indicó Gillard.

De otras religiones del mundo, el gran rabino de Israel Ashkenazi Yona Metzger se mostró respetuoso a la decisión del Papa y elogió sus esfuerzos para mejorar los lazos entre el judaísmo y el cristianismo, ya que ayudó a reducir el antisemitismo en el mundo.

En tanto, Justin Welby, el nuevo arzobispo de Canterbury, líder de los anglicanos del mundo, dijo que entendía la decisión del Sumo Pontífice de renunciar debido a su falta de fortaleza.

Un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores de la Iglesia Ortodoxa rusa dijo que respetaba la decisión de Benedicto XVI y aseguró que los ortodoxos no anticipan ningún cambio importante, a raíz de su renuncia.

“No hay ninguna razón para esperar cambios radicales en la política del Vaticano o su actitud hacia la Iglesias Ortodoxas”, indicó Dimitri Sizonenko.

En Angola, país que visitó el Papa en 2009, Siona Casimiro, redactor en jefe del periódico católico O Apostolado, dijo que la decisión podría “encender el debate sobre la posibilidad de introducir un límite de edad” del Papa.

En Sudáfrica, donde la Iglesia Católica sigue creciendo, y Nigeria, los católicos expresaron su beneplácito por el retiro de Benedicto XVI como máximo líder de la Iglesia de Pedro, ya que con ello se abre la posibilidad para que el próximo Papa sea de raza negra.

“En los Estados Unidos de América, ahora hay un presidente negro. Así que vamos a sentir el impacto del primer Papa negro, comentó un fiel católico, mientras que el Cardenal Wilfrid Napier de Sudáfrica dijo que espera que el nuevo Papa sea del continente negro.

En tanto, grupos representantes de las víctimas de abuso sexual infantil en instituciones católica de Irlanda y Australia, expresaron su beneplácito por la decisión del líder católico, a quien acusaron de no hacer nada a favor de los afectados.

“El Papa tenía una gran oportunidad para poner fin a las décadas de abusos de la Iglesia, pero al final del día no hizo nada, prometió todo y al final, nada”, indicó John Kelly, del grupo de apoyo irlandeses sobrevivientes del abuso de sacerdotes católicos.

En Australia, la Organización de Sobrevivientes de los Abusos de Sacerdotes (SNAP) también consideró que Benedicto XVI había hecho poco o nada para detener “el reinado del terror de los sacerdotes violadores de niños”.

QMX/ntx/bhr