Y nos dejaron solo a Panchito

Y nos dejaron solo a Panchito

 

En este día que se conmemora a la Revolución Mexicana, los actos protocolarios dictados desde los tiempos donde se institucionalizó la Revolución indican que por lo menos se debería dejar una ofrenda a cualquier estatua de Francisco I. Madero, en su figura apostólica del que se supone es el movimiento social más importante del siglo pasado.

(Rius, el gran educador de México, descarta, por cierto, que Francisco I. Madero sea el principal impulsor de dicha revuelta, y lo describe como alguien más ensimismado en asuntos de índole espiritista, lejos de un serio iniciador de revoluciones como lo quiere plantear la historia oficial mexicana).

Sea o no Francisco I. Madero el iniciador de una revolución que sólo creó nuevos ricos e hizo más jodidos a los jodidos, llama poderosamente la atención que este día en el parque Juárez de Xalapa no se le haya puesto siquiera una ofrenda floral o de perdida se tomaran desde temprano la foto conmemorativa con funcionarios del gobierno municipal.

Quizás sea que Madero era el héroe favorito de los regímenes panistas de Fox y Calderón, y ahora resulte que volvamos a los tiempos donde los nuevos héroes sean Carranza, Villa, Zapata, Obregón y anexas.

O quizás sea que con las mentadas protestas magisteriales, se echó para abajo la fiesta del tradicional desfile deportivo y militar, donde a muchos ya nos tenían hasta el gorro practicando todo el mes, apurarle a comprar el uniforme a los chamacos con exigencias a veces dictatoriales, y todavía pararse a las 6 de la mañana para un desfile que comenzaba hasta las 11, mientras te tenían parado bajo el sol o la lluvia.

A lo mejor resultó mejor para los padres y no se tuvo que gastar en los mentados desfiles, como también ya era tradición todos los años.

Probablemente sea que las lluvias e inundaciones en el sur de Veracruz ahora obliguen a la suspensión del desfile, aunque apenas se note la reacción de los funcionarios de gobierno que, en lugar de estar trabajando, andaban besándole las patas al gobernador con lo de su Tercer Informe de Gobierno.

“Haiga sido como haiga sido”, el 20 de noviembre de 2013 se estrena como una fecha donde no hubo la celebración acostumbrada, el ritual matutino de cada familia; hubo poblaciones en donde no hubo problema alguno para realizar el desfile conmemorativo, pero al menos en Xalapa, ahora el 20 de Noviembre fue arrebatado y simbolizado por un grupo de maestros que ahora resulta buscan “cambiar” las cosas en el país en aras de los ideales de la revolución.

Ándale, pues.

Pablo Jair Ortega
www.columnasinnombre.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.