Peñita es un Belieber… eso lo explica todo

Peñita es un Belieber… eso lo explica todo

 

Está más que claro que tenemos un presidente con problemas de conocimientos y de dicción. Que quizás su escolaridad --siendo secreto de estado, según Presidencia-- debe ser escasa o prácticamente nula.

No entendíamos el porqué le costaba recordar tres nombres de libros o porqué su inglés suena de manera deficiente o de plano le cuesta trabajo decir ciertas palabras. Peor aún es que considere a Boca del Río como capital de Veracruz.

Pero ayer el cantante Justin Bieber reveló el secreto de porqué Enrique Peña Nieto carece de cultura general: es porque, más que priísta, es un Belieber de hueso colorado.

Y el quemón del cantante juvenil de origen canadiense se dio a través de Twitter, cuando este lunes expresó desde su cuenta: "just met some amazing mexican beliebers and the presidente of mexico and his familia (acabo de conocer a algunas asombrosas beliebers mexicanas y al presidente de México y su familia)".

La Presidencia, en un actuar ridículo, desmintió al cantante a través del mismo medio, diciendo que en ningún momento hubo tal reunión, pero este martes, Justin Bieber los volvió a quemar: “*correction. I met the presidente's family and all their friends in the private meet and greet with all their security. They were very nice (* correcció: Conocí a la familia del presidente y todos sus amigos en el ámbito privado y saludan con toda su seguridad. Fueron muy amables)”.

El cantante en sí es polémico porque siempre busca reflectores que le dan miles de pubertas. Tampoco se conoce a Justin Bieber por ser un artista inteligente en su actuar y es conocido por ser bien pinche marihuano, según las noticias del espectáculo: a lo mejor eso lo llevó a revelar la reunión con la familia presidencial que se supone era privada.

Pero lo peor fue la respuesta de Presidencia: quiso desmentir algo que el cantante volvió a corroborar.

Y además ¿Qué si se reunió el presidente Peña Nieto y sus hijas adolescentes con Justin Bieber? Él en su papel como mandatario podría haberle dado un recibimiento a la mexicana y que Justin Bieber anduviera hablando bien de México en el mundo.

Aquí, por ejemplo, se produce la mejor marihuana, según amigos grifos que nunca faltan. Muchos dicen que la que se siembra en Playa Vicente y el Uxpanapa son de excelente calidad para la exportación: ¿por qué no regalarle un poquito a Justin Bieber para que sepa que las cosas en México (y Veracruz) están bien hechas?

Vaya forma de reaccionar de la Presidencia. Para nadie es secreto que las familias presidenciales aprovechan su posición para conocer artistas, escritores, premios Nobel, etc. Basta acordarse de aquel penoso incidente en tiempos de Ernesto Zedillo cuando miembros del Estado Mayor Presidencial asignados a la custodia del juniors del presidente se enfrentaron con miembros del staff del legendario grupo irlandés U2, por los caprichitos de tener un lugar privilegiado en uno de sus conciertos.

En verdad, muy estúpida la reacción desde Los Pinos: ¿qué ganaban con desmentir algo que un cantante de talla mundial puede convertir en verdad con su popularidad?

Pero a lo mejor es eso: Peña Nieto tiene miedo de que se enteren de que es un Belieber (como se les llama a las fans del canadiense). Quizás en sus ratos libres, que deben ser pocos, se la pase cantando los éxitos del ídolo de millones de pubertas y haciendo coreografía con sus hijas e hijastras.

¡Peñita es un Belieber! ¡Qué padre tan alivianado, me cae!... Pero me caía mejor Calderón: le gustaba el rock y la trova.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.