Impericia y desinformación

Impericia y desinformación

Un error no preocupa, asusta la contumacia

En unos días, Cuitláhuac García Jiménez cumplirá 14 meses como gobernador de Veracruz y las pifias de su administración, se siguen aconteciendo como un trastorno obsesivo compulsivo.

El caso de la fiscal ‘encargada’ del despacho de la Fiscalía General, Verónica Hernández Giadáns, es un botón de muestra de los errores garrafales del gobierno del estado y en este caso, el gazapo les corresponde por completo, no tienen el menor pretexto para excusarse.

Le dieron cuartelazo al anterior fiscal, Jorge Winckler, alegando que tenía nexos con los malosos y que por ello era omiso en la procuración de justicia. Así las cosas, echaron mano de la señora Hernández y la aventaron al ruedo.

No obstante, no se tomaron la molestia de consultar con las áreas de Inteligencia de la Federación, los antecedentes de la mencionada y ahora nos enteramos, que una de sus primar hermanas es operadora del cartel de los Zetas. Carajo, si se van a tomar un café a Santiago Tuxtla (lugar de origen de la citada), seguro alguien los pone al tanto.

Lo que podría parecer anecdótico, aparte de ser un claro conflicto de interés, es una muestra contundente de que no tienen la menor idea de sus deberes, además, lo que es peor, no se les nota voluntad de aprender.

Las ideas y opiniones aquí expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista o la línea editorial de Informaver y Arcadeleer. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

Salud

Más Artículos